• domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 00:58

 

 
 

Opinión / Periodista y analista político.

¿Ni siquiera IU y Podemos?

Por Pedro Calvo Hernando 07 octubre, 2015 - 1:50

Dos meses y medio para el 20-D, día de las elecciones generales, en pleno tiempo navideño. Un absurdo que solo los intereses electorales del convocante lo explican. Pero ya es inútil detenerse en ese dato.

Nunca unas generales se presentaron rodeadas de tantas incertidumbres como en esta ocasión. Cualquiera de las cuatro principales opciones puede alzarse con unos resultados que le permitan negociar su elevación a La Moncloa. Acaban de celebrarse en Portugal las generales y tampoco allí se ven las cosas muy claras, naturalmente por la eterna división de la izquierda, pero sí un poquito más claras que aquí. En este desdichado país -España- nos dedicamos de lleno a esa división, hasta el extremo incomprensible de que ni siquiera IU y Podemos se entienden para acudir juntos a los comicios, y no digo ya de la situación del tema desde la perspectiva del PSOE. Y eso que el partido de Pedro Sánchez ya se bautizó en las aguas del Jordán de la izquierda, como demuestran las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos -la ciudad de Madrid y otras muy importantes y comunidades como Valencia, Aragón, Extremadura...- donde ambos partidos confluyeron poselectoralmente para facilitar uno el gobierno del otro.

Pero a lo mejor es que no es lo mismo confluir en las elecciones que después de ellas, con lo que me están diciendo que fueron divididos innecesariamente a las urnas, pues para acabar juntos digo yo que será mejor ir juntos y no regalar así bazas de la ley d*Hondt a la derecha desde la izquierda. Pero en fin, me parece que todavía es mucho peor eso de no entenderse entre Podemos e IU, con algunos otros grupos alrededor. Qué risa me da ver a Alberto Garzón y a Pablo Iglesias en riesgo de encabezar candidaturas enfrentadas. A ver si se percatan de algo tan elemental como el riesgo de regalar el triunfo a PP y Ciudadanos para entre los dos hacer posible la continuidad de Rajoy al frente del Gobierno de la nación. A mí que no me vengan luego con lamentos ni con explicaciones escatológicas, por favor, que imbecilidades las justas. Claro que, por otra parte, también tendría su gracia ver gobernar aquí a otro Passos Coelho que garantizase la continuidad de la obediencia ciega a la Troika, a la Merkel y a la Bruselas. Dos meses y medio divertidísimos si no fueran escandalosamente escatologiquísimos. Venga, un poquitín de paciencia y ya está.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Ni siquiera IU y Podemos?