• jueves, 29 de julio de 2021
  • Actualizado 14:07

 

 
 

Opinión /

UPN y la manifestación de 2007

Por Miguel Sanz Sesma 12 mayo, 2018 - 10:31

El expresidente del Gobierno de Navarra reflexiona en este artículo sobre la manifestación convocada en Pamplona contra el proceso de negociación con ETA. 

Un momento de la manifestación celebrada en Pamplona en el año 2007. ARCHIVO
Un momento de la manifestación celebrada en Pamplona en el año 2007. ARCHIVO

El comunicado de disolución de ETA ha permitido a algunos medios próximos en su línea editorial al Gobierno nacionalista de Navarra colocar en portada titulares como este: “UPN sabía que Navarra no estaba en riesgo cuando en 2007 organizó la Manifestación contra Zapatero”. A nadie se le puede escapar la intencionalidad política y el carácter oportunista de tan extemporáneo titular.

La intencionalidad política de la referida información no es otra que con medias verdades distanciar a PSN de UPN en una posible colaboración futura y agrandar la brecha existente entre partidos del bloque constitucionalista, intentando al mismo tiempo acercar a los socialistas navarros al nacionalismo independentista y al populismo antisistema.

Once años después de aquella multitudinaria manifestación, cabe decir que no fue UPN quién la organizó bajo el lema: FUERO Y LIBERTAD- NAVARRA NO SE NEGOCIA.

Fue el Gobierno de Navarra conformado entonces por UPN y CDN, quién  convocó a todos los navarros que recelaban del “proceso de negociación política” con ETA, a raíz de las preocupantes noticias que le llegaban acerca de las exigencias de la banda criminal sobre Navarra.

Ni que decir tiene que UPN, partido que yo presidía, sabía que el status político-institucional de Navarra solo puede ser modificado tras la decisión de los navarros convocados en referéndum, pero viene bien recordar, entonces y ahora, a Machado en aquello de “al andar se hace el camino”. Este proverbio lo tiene muy bien aprendido el nacionalismo vasco, en cualquiera de sus expresiones, en su cansino caminar sobre Navarra. 

Aún y todo, solicité por correo oficial al presidente Zapatero, desde la lealtad y cooperación institucional, información sobre el desarrollo de la negociación en todo aquello que pudiese afectar a Navarra.

Todos mis requerimientos quedaron sin respuesta.

Mientras tanto, todo lo que el Gobierno de Navarra conocía y en ocasiones se publicaba venía a confirmar que el Acuerdo entre PNV, PSE-EE y BATASUNA, estaba próximo. En unos casos se decía que el asunto  de la territorialidad, quedaba recogido en la creación de un Órgano Común de colaboración permanente entre la CAV y Navarra que regularía la relación entre los tres ámbitos administrativos de Euskal Herria.

En otros se afirmaba que Batasuna, bajo la presión de ETA, exigía recoger en el Acuerdo el compromiso de configurar un Plan para la creación de una única Comunidad Autónoma Vasca en el plazo de 2 años. Parece ser que las discrepancias del socialista Rodolfo Ares con su compañero Jesús Eguiguren y con el PNV sobre esta pretensión, junto al atentado de Barajas el 30 de Diciembre de 2006 frustró o al menos aparcó la firma del documento.

Mientras tanto en el Gobierno de Navarra seguíamos sin respuesta oficial del Gobierno de Zapatero y nuestra preocupación iba en aumento. Desconocemos, tal y como se dice, la información que el PSOE podía dar al PP en aquellos momentos, pero no sería muy convincente cuando este Partido se adhirió a la Manifestación. Por otro lado, el requerimiento del Gobierno de Navarra se dirigía al Gobierno de España y no a los Partidos.

Quiero recordar que en aquellos momentos conocimos que el PSN fue invitado a participar en una Mesa de reuniones creada al efecto con el PSE-EE, PNV y BATASUNA, pero Carlos Chivite, secretario general de los socialistas navarros, hoy tristemente fallecido, rechazó la invitación. A partir de entonces mi afecto personal y reconocimiento político hacia él creció muchos enteros.

Las circunstancias y el ansia de acabar con el terrorismo facilitaba que el mal llamado “proceso de paz” siguiese vivo, pues días o meses mas tarde representantes del Gobierno español y de ETA volvieron a reunirse en Ginebra.

La intransigencia del miembro de ETA, López Peña y la resignación de Otegui dieron por muerto cualquier Acuerdo. Seis meses después del último alto el fuego, ETA atentó de nuevo en Francia contra 2 Guardias civiles, en 2008 asesinó a 4 personas, en 2009 a 3 personas mas y el 16 de Marzo de 2010 ETA cometió en las inmediaciones de París su último asesinato en la persona de un Policía Nacional francés.

La fuerza de la Democracia, la eficacia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, La Ley y la cooperación internacional han hecho posible que ETA haya sido derrotada policialmente, aunque su ideario y objetivos políticos están mas presentes que nunca en la mayoría de las Instituciones de Navarra y aún cuando  8 años después de su último crimen sigan sin condenar su terrorífica historia, sin honrar a las víctimas y sin contribuir al esclarecimiento de los más de 300 asesinatos no resueltos.

En ningún caso la Manifestación se organizó contra Zapatero, aunque algún grupo incontrolado profiriese gritos en su contra, pues éramos muy conscientes que tal hecho dificultaría en gran medida futuros acuerdos de Gobierno con el PSN-PSOE.

Debo reconocer que el presidente Zapatero, en una decisión que le engrandece como dirigente político, supo pasar de la indignación a la responsabilidad y sin exigencia alguna, facilitó, una vez mas, la formación de un Gobierno constitucionalista después de las Elecciones de 2007. Por mi parte hice lo que mi conciencia me dictaba y mi responsabilidad y compromiso con Navarra me obligaba.

Mientras escribo este artículo leo que el PNV, partido nuclear de Geroa Bai, pretende incluir en el nuevo Estatuto Vasco, su proyecto de anexionar Navarra y ante esta inaceptable y rechazable pretensión, vuelvo la vista atrás para reafirmar mi promesa de “respetar, mantener y mejorar el Régimen Foral de Navarra, acatar la Constitución y las Leyes y cumplir fielmente las obligaciones de mi cargo de presidente de la Comunidad Foral”, la misma que hizo la presidenta Barkos.

Intromisión tan “grosera", exige una respuesta institucional proporcional y apropiada. ¡Que así sea!

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
UPN y la manifestación de 2007