• domingo, 29 de mayo de 2022
  • Actualizado 11:53

 

 
 

Opinión / Bajo la tormenta

Tampoco habrá Sanfermines en 2022

Por Luis Bajo 05 diciembre, 2021 - 18:10

Enrique Maya ha evitado cualquier reactivación de las fiestas en estos dos años mientras otras ciudades, como Tudela y Tafalla, organizaban festejos o encierros sin problema. 

Mientras dejamos que 2021 languidezca y desaparezca de nuestras existencias, el año se ha marchado como el anterior, sin unos Sanfermines que celebrar y con la ciudad más triste que nunca. 

No es que haya sido imposible celebrar nada, es que este Ayuntamiento, el que dirige y preside Enrique Maya, tampoco ha hecho ningún esfuerzo por alimentar la ilusión de los ciudadanos. 

Mientras en Tafalla había encierros, en Tudela un fin de semana de fiestas y en decenas de localidades de España se han celebrado espectáculos taurinos y encierros en el mejor momento de la pandemia (entre septiembre y octubre), el alcalde de Pamplona se ha negado a organizar ningún tipo de evento.

Maya no ha propiciado que saliera la comparsa de Gigantes a la calle, una actividad sin riesgo y necesaria ya para generaciones de niños que ni siquiera han conocido a los kilikis. Tampoco ha trabajado por espectáculos de calle, toros de fuego, encierros de niños, lanzamiento de fuegos artificiales, salida de charangas o cualquier otro tipo de ambientación. 

Pero todo esto es aún más grave todavía. Mientras negaba cualquier tipo de celebración y convertía a Pamplona en una ciudad sin alma, apagada, hablaba en una tertulia, como quien comenta en un bar entre amigos, de que los Sanfermines de 2022 tendrían que tener más días. 

Todos sabemos que mientras Enrique Maya gobierne en Pamplona no habrá más fiestas de San Fermín. Maya es un alcalde conservador, miedoso, apagado, sin interés por el divertimento y feliz en la paz y la tranquilidad. No creo que haya sido más feliz que en estos dos años sin Sanfermines, sin sobresaltos y con todo controlado. 

Mientras la ciudad se consumía sin la energía de sus fiestas, Maya se preocupó de organizar un campeonato de saltos de caballos y un torneo de ajedrez, actos minoritarios y cerrados a grupos muy concretos de personas, pero no tuvo tiempo en todo el verano para que saliera la comparsa por las calles o para que se corriera algún encierro.

Hace sólo unos días, cuando no existía ninguna restricción, llegó a decir que necesitaba el permiso de Salud para los actos de San Saturnino: una simple procesión por la calle al aire libre. La nevada le vino de perlas y canceló cualquier acto ciudadano. 

Si a día de hoy Maya tuviera que confirmar la celebración de San Fermín, todos sabemos que volvería a cancelarlos. Vista la situación sanitaria, sólo políticos valientes y decididos darían un impulso, como hace Ayuso en Madrid o el mismo Toquero en Tudela

Los indicadores de Covid, la incidencia, los ingresos y la vacunación es algo que apenas va a cambiar, con subidas y bajadas, de aquí a cuatro meses, cuando de verdad sea necesaria tomar la decisión de organizar o no unos Sanfermines

Y todos en Pamplona lo tenemos claro. Maya volverá a cancelarlos. Y será feliz. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tampoco habrá Sanfermines en 2022