• domingo, 22 de mayo de 2022
  • Actualizado 02:43

 

 
 

Opinión / Bajo la tormenta

Las discotecas hasta los topes y los niños sin cabalgatas

Por Luis Bajo 21 diciembre, 2021 - 9:59

Si Chivite quiere suspender las cabalgatas de Reyes y cree de verdad que son el verdadero peligro de esta sexta ola, que firme uno de sus famosos decretos y ordene a Melchor, Gaspar y Baltasar que no pisen Navarra.

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite (i) habla con la consejera de Salud, Santos indurain (d) en el atrio del Parlamento de Navarra. MIGUEL OSÉS
La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite (i) habla con la consejera de Salud, Santos indurain (d) en el atrio del Parlamento de Navarra. MIGUEL OSÉS

La gran gestión del Gobierno de María Chivite durante la pandemia vuelve a dejar a Navarra, por sexta ola consecutiva, como la comunidad con mayor incidencia de todo el país, lo que no deja de ser un logro complicado de superar. 

Mientras los socialistas se dedicaban a atacar a Ayuso por sus decisiones valientes, en Navarra nos hemos tragado las improvisaciones de un equipo que debió de ser cesado hace meses, con Artundo a la cabeza e Induráin superada por cada costado. 

El Gobierno de Navarra mantiene una política de información opaca y sospechosa sobre el coronavirus, sin informar con detalle a diario de cuántas personas hospitalizadas, en UCI o fallecidas están vacunadas, cuáles eran sus patologías previas y si, de verdad, existe un riesgo real sobre la población sana con su doble o triple pauta de vacunación. 

Nos hablan de que los menores son ahora mismo los transmisores de la enfermedad, pero no nos dicen que no hay ingresos hospitalarios de menores (salvo casos excepcionales), por lo que crean una situación de pánico sin sentido, un colapso de los servicios médicos, miles de pruebas sin sentido ni necesidad y una sensación de que vamos a morir todos arrasados por las nuevas variantes, en lugar de poner sentido común y ofrecer información válida y sensata a los ciudadanos. 

Uno prefiere no escuchar a María Chivite, que de no ser por sus pactos con los que ella misma aseguró que nunca pactaría, no habría pasado de ser una jeta más de las que medran en los partidos sin oficio ni beneficio, de escasa preparación, ninguna experiencia profesional y nulas capacidades. Es que lo tiene todo. 

Pero la tenemos al frente de Navarra y así van las cosas. Otra cosa es escuchar a Artundo, el director general de Salud que te habla por encima del hombro, que anunciaba en febrero y marzo de 2020 que esto era una chorrada y que ahora te habla con ese aire de superioridad propio de los que esconden su incapacidad. 

La situación en Navarra es ahora mismo de bochorno absoluto, con un Gobierno colapsado por su ineptitud, incapaz de tomar decisiones y trasladando a los pobres ayuntamientos la decisión de suspender actos que no hay que suspender, mientras Chivite e Induráin cobran por no hacer su trabajo. Recuerden que cuando toda Navarra tenía la hostelería cerrada a cal y canto, la jefa de todos nosotros andaba montando comilonas en el Palacio de Navarra. Ni pedir perdón hizo.  

Usted puede haber estado este fin de semana en cualquier discoteca de Navarra con el aforo hasta los topes, con la peña echando el quinto cubata y la mascarilla de adorno en la muñeca, pero no se atreva a ir con su hijo al aire libre con todas las medidas, la mascarilla en su sitio, a disfrutar de los Reyes Magos. Ojo, me parece bien que todos los vacunados disfruten en las discotecas, no hay que cerrarlas porque no existe un riesgo importante. 

Este es un poco el resumen de la política del Gobierno de Navarra. Cómo a los hosteleros ya los han machacado durante dos años y los hicieron responsables de la pandemia y ahora no se atreven a volver a cerrarles, Chivite y sus mariachis van a señalar a los niños y a los actos de Navidad como los causantes de unos contagios que crecen con normalidad y toda lógica cuando se vuelve a hacer vida normal.  "Ya os lo dijimos", nos reprocharán en enero cuando los contagios, como es natural, normal y nada preocupante en vacunados, sigan subiendo. ¿Y? 

De momento, los organizadores del Olentzero ya han anunciado que suspenden su desfile de Pamplona. Vamos a ver ahora cómo caen en cascada las suspensiones de un montón de pueblos y cómo los Reyes Magos vuelven a pasar de largo, porque Chivite y los suyos han trasladado toda la responsabilidad a los que no la tienen. Y claro, si usted no tiene ninguna responsabilidad no se va a exponer a nada sólo porque a un grupo de políticos con mucha cara les da la gana de no hacer su tarea. 

Son políticos tan irresponsables que ni siquiera toman ellos las decisiones. Son gente con tan escasa preparación, de tan baja capacidad, que ni siquiera se atreven a reconocer que no tiene sentido mantener los espacios cerrados con los aforos hasta la bandera, mientras piden suspender actos al aire libre por recorridos de kilómetros, como es una cabalgata al aire libre. "Algo hay que hacer", parecen decir. 

Espero que los Ayuntamientos, sobre todo los más grandes como Pamplona, Tudela, Tafalla, Barañáin, Egüés, etc, no caigan en la trampa de tela de araña que les han colocado los socialistas y el departamento de Salud

Si Chivite quiere suspender las cabalgatas de Reyes y cree de verdad que son el verdadero peligro de esta sexta ola, que firme uno de sus famosos decretos y ordene a Melchor, Gaspar y Baltasar que no pisen Navarra. Y que viva la república socialista del PSN. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las discotecas hasta los topes y los niños sin cabalgatas