• jueves, 11 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:00

Opinión / Ha trabajado en los principales medios de comunicación del país, desde Cadena SER o Cadena Cope, así como Telecinco, Canal Sur o Agencia OTR/Europa Press entre otros.

"Se quieren... no se quieren"

Por Julia Navarro 09 octubre, 2015 - 9:23

Parece una comedia de enredo. Alberto Garzón pretende que Pablo Iglesias diluya Podemos en una candidatura común de la izquierda, e Iglesias le tienta para que deje IU y pase a engrosar alguna de las listas de Podemos.

Y así llevan unos cuantos meses, escenificando lo mucho que se aprecian el uno al otro, lo contentísimos que estarían de hacer política juntos, etc, etc, etc.

Ahora parece que han llegado a la escena final. O sea al principio, Iglesias defiende a capa y espada Podemos y no parece dispuesto a diluir su formación en ninguna candidatura unitaria de gente de izquierdas, y Garzón continua defendiendo lo de todos juntos y revueltos.

En realidad Alberto Garzón casi dio la puntilla a Izquierda Unida en las pasadas elecciones autonómicas y municipales precisamente por su afán de primar las candidaturas unitarias y en eso sigue. Pero mientras a Garzón no le importa que IU dejen de ser más que unas siglas mezcladas con otras, Iglesias no quiere deshacerse de su criatura, y no está por la labor de difuminar a Podemos. Y así, ya digo, llevan unos cuantos meses.

Comprendo a Iglesias. No es fácil conseguir lo que él junto a Errejón, Monedero y Dencausa han conseguido en tan poco tiempo que es nada menos que consolidar y poner en valor una "marca", la de Podemos. Y es una marca que cotiza. Es decir, Iglesias ha hecho el camino contrario al de Garzón, que ha preferido poner en cuestión Izquierda Unida cuando hace meses todas las encuestas auguraban que esta formación iba a tener un crecimiento electoral importante. No sé como lo ha hecho, o sí, sí, porque es bastante obvio, pero el caso es que hoy Izquierda Unida está de capa caída.

No descarten que de nuevo se vuelvan a reunir, a sonreír, a decir que son la mar de amigos, y que es más lo que les une que lo que les separa, pero mientras tanto ambos se mantienen impermeables ante los argumentos del otro provocando un cierto cansancio entre sus posibles votantes.

Ya digo que parece un vodevil. Veremos como termina.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Se quieren... no se quieren"