Opinión / Ha trabajado en los principales medios de comunicación del país, desde Cadena SER o Cadena Cope, así como Telecinco, Canal Sur o Agencia OTR/Europa Press entre otros.

Menudo lío

Por Julia Navarro 30 septiembre, 2015 - 14:35

Es lo que pasa siempre el día después de unas elecciones: que los políticos se tienen que enfrentar a la realidad. Y la realidad es que Artur Mas es un líder cuestionado aunque Oriol Junqueras, su par en Ezquerra, defienda que el actual presidente de la Generalitat debe repetir en el cargo.

Ese es el compromiso al que llegaron Convergencia y Ezquerra pero la realidad es que Mas ha salido escaldado de las elecciones aunque Junts pel Sí las haya ganado.

En el día o los días después la situación es harto complicada. Los dirigentes de la CUP ya han dicho alto y claro que con ellos no cuenten para investir como Presidente a Artur Mas. Eso sí, están dispuestos, lo ha dicho Antonio Baños, a elegir a un presidente de consenso y con proyección internacional. O sea que el todavía presidente Mas lo va a tener difícil para repetir. También ha dejado dicho Antonio Baños que el domingo 27 se perdió el "plebiscito2" y que por tanto no se puede declarara la independencia unilateralmente. Sin embargo los dirigentes de "Junts pel Sí" continúan "erre que erre" defendiendo su hoja de ruta. Lo cierto es que Mas y Junqueras necesitan el apoyo de la CUP y esta formación ha adquirido una relevancia inopinada antes de las elecciones. Ahora Antonio Baños y la CUP se han convertido en protagonistas indispensables a la hora de analizar la realidad catalana.

Eso sí, confieso mi perplejidad (se conoce que aún me quedan restos de ingenuidad) al comprobar como el aparato propagandista de los independentistas inasequibles a la realidad presentan el resultado en las urnas como un gran éxito para su causa.

Sin embargo ahora el quid de la cuestión está en como desenredar la madeja enredada por Artur Mas y sus compañeros de viaje. Mariano Rajoy ha tenido el gesto de decir que está dispuesto a hablar con Mas, lo ha dicho con la boca pequeña pero lo ha dicho, eso sí, partiendo de la premisa de que no va a negociar la soberanía nacional. ¡Faltaría más!. Pero lo cierto es que a Rajoy y a Mas, si es que siguen siendo presidentes, les entra en el sueldo hablar e intentar restablecer la normalidad en las relaciones entre Cataluña y el resto de España.

Y recalco lo de si siguen siendo presidentes habida cuenta de que los dos están cuestionados dentro y fuera de sus filas. Se extiende la opinión de que hacen falta líderes nuevos para afrontar el futuro inmediato y que tanto Mas como Rajoy están abrasados.

Por su parte Pedro Sánchez ha hecho un brindis al sol diciendo que su compañero Miguel Iceta debería de ser el hombre de la situación y que bien podría presidir la Generalitat. Es un deseo que se puede compartir pero difícil de realizar. ¿De verdad cree Sánchez que existe la más mínima posibilidad de que Artur Mas permita a Iceta  que se haga con el santo y seña de la Generalitat? Pero, pongamos que lo consigue ¿a qué precio?. Porque uno de los grandes errores del PSC fue su participación en el gobierno del tripartito.

En fin, se avecinan días de negociaciones públicas y subterráneas, de lamerse las heridas unos y congratularse por los resultados otros, de dar cauce a los resultados de las urnas. Y no va a ser fácil sobre todo porque en el horizonte está la cita electoral de las elecciones generales.

Si les queda algo de sentido común a los que han encabezado la ventura de Junts pel Sí, deberán de buscar la manera de desandar parte del camino iniciado, me refiero a esa chulería permanente asegurando que van a incumplir las leyes declarando un Estado independiente. No tienen ni los votos ni la fuerza para hacerlo de manera que es la hora del diálogo.

Puesto que Rajoy ha dejado dicho que está dispuesto a hablar, Artur Mas debería de recoger el guante y retomar la conversación que dejaron cuando se presentó en la Moncloa pidiendo un concierto económico para Cataluña. Es verdad que la celebración de elecciones generales distorsiona el momento político, pero a los verdaderos estadistas se les conoce cuando son capaces de hacer frente a los problemas sin dejarse mediatizar por la coyuntura. ¿Serán capaces?


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Menudo lío