Opinión / Ha trabajado en los principales medios de comunicación del país, desde Cadena SER o Cadena Cope, así como Telecinco, Canal Sur o Agencia OTR/Europa Press entre otros.

Una mala gestión

Por Julia Navarro 09 febrero, 2016 - 23:13

Manuela Carmena cuenta con el respeto, la simpatía y el afecto de buena parte de la ciudadanía, sobre todo de los madrileños que la han convertido en alcaldesa de la capital de España.

En Madrid se anhelaba el cambio y nadie mejor que Carmena simbolizaba la posibilidad de que la ciudad se recuperara para si misma con un consistorio dirigido por ella acompañada por un grupo de gente nueva. Pero han pasado ya unos cuantos meses y la gestión de la nueva corporación deja mucho que desear.

A los dirigentes de Podemos se les suele llenar la boca exigiendo al resto de los partidos lo que deben de hacer cuando uno de los suyos mete la pata. Pero una cosa es predicar y otra dar trigo. Así que los madrileños venimos asistiendo con estupor a algunas de las actuaciones y comportamientos de los concejales de nuestro ayuntamiento. Y sí, perdonen que hable de Madrid, pero no deja de ser la capital de España.

La última sorpresa que el ayuntamiento nos ha dado ha sido el espectáculo de unos titiriteros que dejaron con la boca abierta y el desconcierto sembrado en los ojos de los niños que acudieron a verlos.

Ya saben, los títeres en vez de arrancar sonrisas hicieron cundir el pánico de padres con los gritos de "gora Eta", el ahorcamiento de un juez, la violación de una monja y otras cuantos despropósitos más.

La concejala de cultura Celia Mayer, responsable de tamaño despropósito, debería de haber dimitido de inmediato sin que nadie se lo pidiera. Y la alcaldesa Manuel Carmena amen de pedir disculpas y manifestar su disgusto no debería de haber esperado ni cinco minutos para cesarla.

Si Podemos quiere dar ejemplo de "política nueva", política nueva es que cuando un responsable político se equivoca presenta la dimisión y se va a su casa. Pero en Podemos son implacables con el resto de los partidos y condescendientes con sus propios errores.

El caso es que además de este último despropósito de los titiriteros, la gestión del ayuntamiento de Madrid deja mucho que desear. La ciudad no solo no está mejor sino que está peor.

Manuela Carmena es una persona buena y honrada, pero una cosa es ella y otra muy distinta su equipo y al día de hoy su equipo está haciendo una mala gestión.

Gestionar una ciudad como Madrid no es tarea fácil y me temo que los concejales de Podemos están más preocupados por hacer ingeniería social (lo vimos en la famosa Cabalgata de Reyes) que por resolver los verdaderos problemas que tiene la ciudad.

Pero no solo es responsabilidad de Podemos lo que sucede en Madrid. El PSOE también tiene su cuota parte de responsabilidad porque es quién sostiene al gobierno "podemita", por tanto debería de exigir a cambio de su apoyo un proyecto especifico para mejorar la ciudad y por tanto la calidad de vida de los ciudadanos. También debería de exigir al gobierno municipal que no olvide que gobiernan para "todos" los ciudadanos no solo para los que les votan, y que por tanto no pueden convertir la ciudad en el "patio" de esparcimiento de los suyos.

Ojalá el de los titiriteros sea el último incidente que protagoniza el equipo de gobierno del ayuntamiento de Madrid. Los madrileños teníamos mucha ilusión con el "cambio" pero la ineficacia de los nuevos concejales nos está agriando esa ilusión.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una mala gestión