Opinión / Ha trabajado en los principales medios de comunicación del país, desde Cadena SER o Cadena Cope, así como Telecinco, Canal Sur o Agencia OTR/Europa Press entre otros.

Juego de espejos

Por Julia Navarro 10 febrero, 2016 - 22:13

No sé pero tengo la impresión que ni los "viejos" ni los "nuevos" políticos nos terminan de contar lo que pasa. Es decir que al día de hoy los ciudadanos estamos en un "ay" sin saber si al final Pedro Sánchez se convierte en presidente de Gobierno o por el contrario nos convocan de nuevo a las urnas. Por lo pronto Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se reúnen el viernes en lo que se prevé será un dialogo de sordos.

Rajoy aún no se quiere dar por enterado que tiene pocas o mejor dicho prácticamente ninguna opción de repetir como presidente; en cuanto a Sánchez, como en política nunca se debe dar nada por seguro, ahí tenemos al líder socialista que hace una semana parecía a punto de convertirse en un cadáver político y ahora parece acercarse a marchas forzadas a ocupar el sillón presidencial en la Moncloa. Si llega ese momento ya verán la cantidad de "espontáneos" que empiezan a hacerle la ola y a encontrarle un líder carismático. Eso sí en su partido más de uno cruza los dedos para que fracase en su empeño y no porque le tengan inquina, que también, sino porque temen que el PSOE termine en la irrelevancia si se alía con Podemos. Seguramente tienen a Pablo Iglesias por más listo como para llevarse el gato al agua.

En todo caso a Sánchez se le ve con ganas y hará lo que sea necesario para salir airoso del empeño. Mientras tanto ya ha hecho un gesto de buena voluntad compartiendo con Podemos los primeros bancos del Congreso.

La cuestión de fondo sigue siendo con quién va a pactar al final Pedro Sánchez, porque con todos es difícil que pueda hacerlo. Los votantes vienen decantándose por un gobierno PSOE-Ciudadanos, pero la Aritmética juega en contra de esa combinación salvo que se abstuviera el PP y no parece que vaya a hacerlo.

El caso es que Pablo Iglesias se está hartando de decir que es incompatible con Ciudadanos, mientras que Albert Rivera que es más cauto se conforma con señalar que no apoyará un gobierno donde esté Podemos pero que eso no significa que no pueda llegar a acuerdos puntuales con los "podemitas".

Pero en estas negociaciones que se traen los dirigentes políticos para los ciudadanos lo importante es saber a qué están dispuestos a renunciar los unos y lo otros. Por ejemplo ¿Podemos va a renunciar a que se celebre un referéndum consultivo en Cataluña?. Y en eso no caben eufemismos, es o sí o es no, pero no vale la ambivalencia.

Eso sí a los "podemitas" se les ve impacientes por empezar a mandar, la misma impaciencia que denota Pedro Sánchez, mientras que Albert Rivera, prudente él, va a y viene entre los unos y los otros y Mariano Rajoy empieza a resultar irrelevante en este juego de espejos.

Pero vuelvo al principio, en política nunca hay que dar nada por definitivo, Pedro Sánchez estaba moribundo y mirenle lo resuelto que aparece ahora, así que Mariano Rajoy debe de estar pensando que el también puede revivir como el líder socialista. Y así andan tan entretenidos mientras los ciudadanos asistimos atónitos al espectáculo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Juego de espejos