Opinión / Ha trabajado en los principales medios de comunicación del país, desde Cadena SER o Cadena Cope, así como Telecinco, Canal Sur o Agencia OTR/Europa Press entre otros.

El candidato Sánchez

Por Julia Navarro 05 mayo, 2016 - 7:55

Va a por todas. No tiene otra opción. Está en juego el futuro del PSOE y el suyo propio.

La verdad es que desde el minuto uno en que fue elegido secretario general del PSOE Pedro Sánchez lo ha tenido más que difícil.

Le eligieron secretario general por una amplísima mayoría y sin embargo no les gustaba a todos así que los otros "barones" han  procurado atarle corto.

Él se ha defendido claro, y también ha metido algún "gol" a sus adversarios del frente interno pero sin lograr ganar el partido.

Ahora vuelve a repetir como candidato y ya digo que se la juega seguramente más que ningún otro candidato del resto de los partidos que concurren a las urnas.

La verdad es que cometió algunas torpezas en sus primeros pasos como secretario general pero además tiene un problema de empatía con el personal. En teoría tiene muchas cualidades para ser el candidato ideal pero hay un extremo frío en su personalidad que le aleja del común de la gente.

Pero la cuestión ahora es que volverá a ser el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno y de los resultados que obtenga dependerá su futuro.

El pasado 20 de diciembre obtuvo los peores resultados de la historia reciente del PSOE, y el 26 de junio los suyos le darán una última oportunidad que pasa por o bien ganar las elecciones o tener un resultado que le pueda permitir formar gobierno con otros. Entonces sí se salvaría y quienes no le encuentran muchas cualidades le empezarían a ver con un genio de la política. Ya se sabe que no hay nada que una tanto como el poder.

Pero más allá de cual sea el futuro político de Sánchez el problema de fondo es el futuro del PSOE.

Pablo Iglesias está más que dispuesto a que Podemos se haga con la hegemonía de la izquierda y ha toreado a placer a los socialistas durante estos meses. Y Pedro Sánchez, pecando de ingenuo, le ha dejado hacer. Es más, ha habido momentos en que resultaba patético la actitud mendicante de los dirigentes del PSOE hacia Podemos.

Es de esperar que en la nueva contienda electoral Pedro Sánchez se comprenda de una vez por todas que el único adversario que de verdad tiene es Pablo Iglesias y que en ese duelo se estará jugando el futuro del PSOE.

Y, en mi opinión, sería una pésima noticia que el PSOE perdiera el liderazgo  social que ha tenido en estos años de democracia, ya fuera en el gobierno o en la oposición.

De manera que de los aciertos o errores de Sánchez depende el futuro de un partido centenario. Ojalá esta vez acierte.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El candidato Sánchez