• domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:23

 

 
 

Opinión / Ha trabajado en los principales medios de comunicación del país, desde Cadena SER o Cadena Cope, así como Telecinco, Canal Sur o Agencia OTR/Europa Press entre otros.

"Por si acaso"

Por Julia Navarro 14 octubre, 2015 - 9:55

Me lo han contado algunas de las personas que asistieron a la recepción del 12 de octubre en el Palacio Real. Los corrillos más numerosos se hicieron en torno a Albert Rivera.

Fue el líder de Ciudadanos quién concitó la atención y la curiosidad de los asistentes.

No diré que me extraña. Todo lo contrario. Las encuestas auguran que Ciudadanos se puede consolidar como una fuerza imprescindible y que incluso sus dirigentes acarician la idea de ser ellos quién se hagan con las riendas del gobierno después de las elecciones. Así que, insisto, si nos atenemos a las encuestas, no es descartable que Albert Rivera pueda ser incluso presidente de gobierno. De ahí el interés de tantos en conocer al hombre que huele a poder.

Me pregunto que pensara Albert Rivera cuanta tanta gente se amontona a su alrededor para escucharle, cuando los poderosos del mundo económico, judicial, social, le cortejan por si acaso.

Sí, me pregunto si no terminará sufriendo "mal de altura" que es algo que suelen sufrir todos los políticos en un momento u otro.

De repente pasan de ser conocidos en su casa y en su partido a verse rodeados de aduladores, de gente que lo único que quieren es tomar posiciones por lo que pueda deparar el futuro.

Lo he visto en tantas ocasiones que es como una vieja película de la que te sabes el guión y hasta la música. Pero siempre me interesa ver el impacto que provoca en el protagonista el verse de repente convertido en un personaje.

Hasta el momento una de las cualidades de Rivera es comportarse como un tipo normal, que habla con sensatez, y sobre todo que demuestra tener las cosas claras y que tiene propuestas concretas para afrontar los problemas. Además, ni él ni su partido se dedican a hacer equilibrios y a buscar respuestas imaginativas sobre si España es una nación y si Cataluña lo es también. Con Ciudadanos no hay dudas al respecto lo cual es de agradecer porque se sabe donde están y que se puede esperar de ellos.

Pero vuelvo a Albert Rivera, y siento curiosidad por saber cómo, de qué manera le está afectando haberse convertido en un dirigente político con posibilidades reales de poder gobernar con lo que eso supone de que de repente una legión de supuestos admiradores te hagan la ola a cada paso. Hay periodistas que empiezan a decir que cada vez es mas difícil acercarse a él y eso es cuanto menos preocupante. ¿Se terminará creyendo el rey del mambo? Espero que no.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Por si acaso"