Opinión / EntreArtes

Lo importante y lo accesorio en Las Ventas

Por Juan Pedro Cano 28 septiembre, 2016 - 10:16

La Mesa de Contratación de la Comunidad de Madrid hizo público el resultado del concurso para la explotación de la plaza de toros durante los próximos cuatro años. La UTE formada por Simón Casas y Nautalia Viajes gana con 98 puntos frente a los 51,7 que consiguió la actual empresa Taurodelta asociada con el empresario mexicano Alberto Baillères

Simón Casas, tras conocer la noticia de la adjudicación en Madrid. EFE
Simón Casas, tras conocer la noticia de la adjudicación en Madrid. EFE

La primera plaza del mundo cambia en su gerencia, un cambio que a todas luces se hacía necesario vista la deriva del coso en los últimos años. Se inicia una nueva etapa con el empresario francés Simón Casas al frente asociado con la agencia de viajes Nautalia. De inicio, su estrategia en el concurso para ganar la adjudicación ha sido maestra.

Con anterioridad a la fase final del concurso, en los mentideros taurinos se daba por seguro que el nuevo gerente tendría acento mexicano. Bailléres sonaba con fuerza asociado con la Casa Chopera para desarrollar un gran proyecto empresarial. Todo rumores, intencionados o no, pero rumores. Finalmente el magnate mexicano se presentó con Taurodelta –primos de Chopera- para ver como la UTE Casas-Nautalia les barría de largo prácticamente en la baremación de todos los puntos del pliego.

Debieron pensar que serían los únicos en presentarse al concurso, de lo contrario no se entiende una propuesta tan paupérrima y ajustada a unos mínimos que no hacen sino demostrar la escasez de apuesta e inversión por la tauromaquia. Ciertamente, el revuelo que levantó el pliego y las opiniones en contra hacían presagiar pocas licitaciones. Ahora bien, asociarte con un multimillonario para presentar una propuesta a la baja sin apuesta ninguna también es raro.

Casas se preocupó de hacer ver que no se presentaría mientras trabaja en una ambiciosa propuesta como así ha quedado demostrado. Los números no dejan lugar a dudas; 2.800.000 euros de canon (700.000 euros por encima del mínimo exigido), 500.000 euros destinados a la Escuela Taurina (280.000 euros por encima del mínimo) y 3.739.178 euros aplicables al plan de publicidad que tenía un mínimo de 850.000 euros, es decir, suben en este apartado 2.889.178 euros. Calculadora en mano no queda lugar a la duda entre una propuesta y otra.

Más allá de los números, el resto de apartados dejan ver del mismo modo la apuesta ganadora presentada. Ofrecen una mejora de la calidad en la programación para recuperar el público perdido, un aumento en los apartados de publicidad, comunicación y cultura, así como descuentos del 10% en la venta de abonos. Convertir Las Ventas en uno de los grandes centros turísticos de Madrid forma parte también de sus objetivos. Propuesta ambiciosa y confiemos que exitosa por el bien de la tauromaquia.

Una propuesta que tendrá que tener muy claro que es lo importante en Las Ventas y cual es lo accesorio. Lo primero es lo que pasa en el ruedo en materia taurina y lo que sucede a su alrededor lo accesorio sin que nada pueda alterar ese orden. Si falla lo primero nada de lo segundo tiene sentido ni lugar. La plaza de Madrid es el espejo donde se miran el resto, por eso, debe ser fiel reflejo de integridad y responsabilidad.

El carácter de primera plaza del mundo hace que por su puerta de chiqueros deban salir las cabezas de camada de las principales ganaderías y que a su vez atiendan a la variedad de encastes. Debe recuperarse el esplendor de la Feria de San Isidro de igual manera que potenciar la temporada taurina durante todo el año y el cierre en otoño. A partir de ahí todo lo demás, eso que denominé accesorio pero que ciertamente no lo es.

En los momentos que vivimos se hace indispensable que la Tauromaquia camine en paralelo por los caminos de otras artes en el más amplio contexto cultural y de ocio, porque no olvidemos que es la Fiesta de los toros y el éxito es la combinación de emocionarnos, disfrutar y divertirnos. Se trata de innovar sin perder la esencia en un momento clave de la tauromaquia para adaptarse a la sociedad de hoy en día.

Del mismo modo resulta esencial la promoción y fomento de la fiesta, la publicidad. El mundo del toro en Madrid vive cada vez más en un espacio reducido para satisfacción del equipo de gobierno municipal que con su totalitarismo animalista no hace sino demostrar que no gobierna para todos.

La plaza de Madrid necesitaba un cambio, y el cambio es este. Muchas voces están sonando en contra de la nueva empresa adjudicataria, el tiempo dirá. Tienen las ideas claras y capacidad para llevarlas a cabo. Si combinan lo importante y lo accesorio, en ese orden, el éxito será para todos y por supuesto el reconocimiento para ellos. Su ambiciosa propuesta se merece cuando menos un voto de confianza. Suerte.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Lo importante y lo accesorio en Las Ventas