Opinión / EntreArtes

Una ilusión llamada Fundación El Toro

Por Juan Pedro Cano 16 diciembre, 2015 - 23:52

Como todos los inviernos de un tiempo a esta parte, el mundo del toro afronta estos meses preocupado por la situación que atraviesa el sector y dispuesto a tomar las medidas necesarias y oportunas para que la Tauromaquia tenga un sólido futuro.

Precisamente ahora hace un año, el toreo se citó en Sevilla – convocados por la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL)- para iniciar un proceso de trabajo que fuera capaz de garantizar el futuro de la tauromaquia ante el presente incierto que se vivía internamente y las amenazas del exterior. Una hoja de ruta al compás de la unión de todos los sectores y con tres puntos clave sobre la mesa: Reformas necesarias para la correcta adaptación de la tauromaquia a la nueva realidad socio-económica, la revisión y el crecimiento del espectáculo así como una defensa política y una línea de comunicación.                                                                             

Un año después, esa reunión tiene figura jurídica en la recientemente creada Fundación El Toro, que más allá de su presentación surrealista a los medios de comunicación todo hace pensar que va por buen camino con las lógicas complicaciones que un proceso de este tipo lleva inherentes. Un proceso impulsado desde la UCTL y que se encuentra en fase inicial, hasta tal punto que pueden todavía llegar nuevos actores a su organigrama para que de esta forma estén representados todos los estamentos del mundo del toro e incluso pudiera cambiar el nombre por Fundación de la Tauromaquia.

Más allá de la presentación de estatutos, de cara al exterior todo son poco más que suposiciones y conjeturas entre dimes y diretes de unos y de otros. Comentan que tendrían preparado un primer golpe de efecto ante la inminente declaración anti-taurina de Mallorca, todo ello tras tener cerrado un preacuerdo con un importante gabinete jurídico y otro con una no menos importante agencia de comunicación, que en ambos casos apuntan ser ajenos al mundo del toro.

Teniendo claro el tema jurídico y de comunicación queda pendiente el no menos importante y factor clave como es el económico. Las cifras que se rumorean en cuanto al coste necesario pueden parecer altas, pero si atendemos a las miras que el proyecto debe tener como metas no lo son tanto. Lo que está claro que el flujo económico debe de ser constante para dar garantía de futuro al proyecto, algo que sería casi imposible si se cuenta solo con donaciones puntuales que ya se han producido y que son tan buenas como insuficientes para un plan a largo plazo.

En ese apartado económico apuntaba hace una fechas el empresario Ramón Valencia una idea, en la cual, cada festejo mayor que se celebre aporte al proyecto trescientos euros. La idea es fácil, pero puede no ser tan sencilla de llevar a la práctica como lo son las propias acciones de la Fundación en cuanto que representen a todos los estamentos. Buscar sinergias y puntos de encuentro comunes será la clave, como tener la premisa clara de trabajar por los intereses generales por encima de los particulares.

Tendremos que esperar a ver como termina el año este proyecto tan necesario como ilusionante y del mismo modo ver con que brío comienza 2016, la sensación de ir contrarreloj es evidente y deberán templarse las prisas ante la urgencia inmediata de un contexto de tan complicado presente como de incierto futuro. Y todo ello sin mencionar las elecciones del 20 de diciembre y la posibilidad de un cambio en el mapa político que pudiera repercutir en el escenario de la fiesta de los toros y no precisamente para bien.

Quiero ser optimista con la Fundación El Toro, es necesario un órgano que represente a todos los sectores taurinos de manera conjunta frente a los ataques de terceros, y a su vez, promocione los valores del mundo del toro a la sociedad. Constatada la necesidad veremos si ahora el mundo del toro lo hace posible ya que no es la primera vez que se intenta desarrollar un proyecto de similares características. Complicado y complejo, pero seamos optimistas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una ilusión llamada Fundación El Toro