Opinión / EntreArtes

Feria del Toro, kilómetro cero

Por Juan Pedro Cano 04 julio, 2018 - 8:44

El 5 de julio arranca el serial sanferminero con una salud en taquilla envidiable para cualquier otra plaza del orbe taurino

Imágen de la faena de Sebastián Castella a un toro de Victoriano del Río durante los pasados Sanfermines de 2018.  REUTERS/Susana Vera
Imágen de la faena de Sebastián Castella a un toro de Victoriano del Río durante los pasados Sanfermines de 2018. REUTERS/Susana Vera

Quizá sea por el carácter benéfico de la feria, o porque no se entiende fiesta alguna en España sin toros y mucho menos Pamplona por San Fermín, por mucho que algunos quieran enredar y marear la perdiz. Quizá sea por el buen hacer de la Comisión Taurina de la Casa de Misericordia que organiza la Feria desde 1922; cuidando al cliente con los precios -que se mantienen iguales desde el año 2008-, comprando la cabeza de camada de las ganaderías o por la propia seña de identidad que saben dar a la feria en la combinación de sus carteles.

El caso es que un año más al abonado navarro –y el de fuera que también hay- ha respondido y la plaza verá ese lleno ya característico tarde tras tarde. El bullicio infinito del sol junto a la alegría medida pero sin tregua de los tendidos de sombra se fusionarán en lo que para muchos es nuestro “espacio natural”. Del 5 al 14, sol y sombra estarán pendientes de lo que pase en el redondel.

Este año el elenco ganadero presenta la novedad del debut de los novillos navarros de Pincha en la novillada que abrirá el ciclo. Por primera vez en el siglo XXI el hierro de una ganadería local estará anunciado en los carteles.

Por lo demás no hay novedad alguna respecto al año anterior al repetir todas las ganaderías; desde las triunfadoras de Jandilla y Victoriano del Río hasta Miura, Cebada Gago, Puerto de San Lorenzo, José Escolar, Núñez del Cuvillo y Fuente Ymbro que completan la nómina junto la corrida de El Capea para el festejo de rejones.

La novillada del día 5 suma un carácter local, más allá de los novillos de Lodosa, con la participación de Toñete, que no siendo habitual, repite actuación este año. Sin duda la oreja cortada en Madrid avala su presencia. Oreja de pundonor y entrega a un novillo del Conde de Mayalde bajo un diluvio de granizo y viento. Su actitud y disposición esa tarde le sirvió para acallar muchas críticas sobre su trayectoria.

Año intenso la del novillero madrileño-navarro que bien pudiera tener un septiembre de campanillas con Ronda como escenario en su despedida del escalafón menor y Nimes como plaza donde tomar el doctorado como matador de toros. Antes de nada, confiemos que se reponga de un fuerte percance sufrido en el campo días atrás y pueda estar en Pamplona como es su ilusión.

El día 6 el carácter local suma también con la presencia en el cartel de Roberto Armendáriz y Pablo Hermoso de Mendoza, sin duda alguna, la figura más importante del toreo a caballo en toda su historia. Su concepto clásico, pureza y temple a la hora de ejecutar las suertes ha hecho que muchos aficionados del toreo a pie acudan a las plazas a ver al jinete de Estella. Una figura de época que cada tarde sigue impartiendo su magisterio.

Ya el día 7 comenzará la Feria del Toro propiamente dicha. Con notables ausencias, el ciclo contará con la presencia de Antonio Ferrera como máximo triunfador en 2017 así como otros alicientes: la vuelta a Pamplona del murciano Pepín Liria, la despedida de Juan José Padilla y los dobletes de Roca Rey y Ginés Marín. Anunciado está también Cayetano que en su debut el año pasado causó una expectación inusitada que refrendó en el ruedo.

Vuelve El Juli, tras la ausencia del año pasado, y lo hace en la temporada que cumple 20 años de alternativa. Sevilla y Madrid vieron este año la plenitud del madrileño, dos ferias donde no dejó dudas de ser un privilegiado. Estuvo inmenso. Podrá gustar más o menos, pero no se puede negar que es una figura de época junto con Enrique Ponce, Morante y José Tomás.

Aliciente también el debut de dos matadores como son Emilio de Justo y Octavio Chacón. Con trayectorias muy distintas ambos tienen en Pamplona una oportunidad única para dar impulso a sus carreras. Se las verán con los encierros de Escolar y Cebada respectivamente, ganaderías que algunos nombres de los que no están anunciados rechazaron. Al final, los que están son los que son.

El día 5 se abre el portón de chiqueros, se abre la puerta de los sueños, se abre la Feria del Toro 2018. Sale el toro. Disfruten. Emociónense.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Feria del Toro, kilómetro cero