Opinión / EntreArtes

El pensamiento único

Por Juan Pedro Cano 05 julio, 2018 - 23:51

Mientras por la mañana en la Asamblea de Madrid se votaba una propuesta para prohibir la entrada de los menores a los toros, en Pamplona por la tarde la plaza respiraba un ambiente familiar con especial protagonismo de los más pequeños

Público en la plaza de Pamplona durante la novillada de la Feria del Toro de San Fermí de 2018 con los novillos de 'El Pincha' para Alfonso Cadaval, 'Toñete' y Francisco de Manuel. MIGUEL OSÉS
Público en la plaza de Pamplona durante la novillada de la Feria del Toro de San Fermí de 2018 con los novillos de 'El Pincha' para Alfonso Cadaval, 'Toñete' y Francisco de Manuel. MIGUEL OSÉS

Como no podía ser de otra forma, la propuesta prohibicionista en Madrid era planteada por la izquierda radical. No deja de sorprender que estas iniciativas lleguen a trámite, siendo la tauromaquia Patrimonio Cultural Inmaterial de España por la ley 18/2013. Algo que obliga a los poderes públicos a garantizar su conservación y promover su enriquecimiento de acuerdo con lo previsto en el artículo 46 de la Constitución.

Se antoja extraño que se permitan estos ataques ante un marco legal tan claro. Hoy son los toros ¿Pero mañana? Mañana poder ser cualquier otra manifestación cultural que no les agrade y quieran imponer su pensamiento único por encima del derecho y obligación de los padres en la educación de sus hijos y de la propia libertad de la ciudadanía.

La propuesta no salió adelante. Tan solo el PP votó en contra mientras que PSOE y Ciudadanos se abstuvieron. Se pusieron de perfil, mansearon. Si en una propuesta que atenta contra la libertad tienen dudas y no se posicionan, es para que se lo miren y sus votantes reflexionen. La política como el toreo, es para valientes.

Hoy en día la fiesta de los toros necesita defenderse de estos ataques, pero más importante es trabajar en su promoción. En ese sentido tenemos un claro ejemplo con la novillada de la Feria del Toro que año tras años coge más auge y suma un gran número de espectadores de tempranas edades. En muchas ocasiones es la primera vez que entran a una plaza de toros para en un ambiente familiar tener su despertar taurino e incluso vocacional.

Vocación por el mundo del toro y pensamiento único por llegar a ser figura del toreo como Toñete, que teniendo la vida resuelta –y otras veinte más que viviera- no duda en jugarse la vida persiguiendo sus sueños. Aquel chaval que comenzó en la escuela de El Juli, en Arganda del Rey, es ya un hombre que se va forjando en esta dura profesión. Arrojo, entrega y pundonor marcan su presente con la alternativa en un futuro cercano.

A su vera desde la escuela un matador de toros que hoy luce de plata, Ángel Gómez Escorial. No muy lejano queda el recuerdo de aquella tarde de 2003 en Pamplona cuando entró a matar sin muleta a un Miura. El todo por el todo en apuesta sin trampa, con la única verdad del corazón y la espada por delante.

Quien apostó y ganó fue Francisco de Manuel con el segundo de su lote que cerraba festejo.

El que también fuera alumno de la escuela de Arganda suma y sigue en Pamplona las buenas sensaciones que dejó en Madrid. Novillero a seguir y no perder la pista. Hoy parecía que de antemano sus compañeros de cartel –Toñete y Cadaval- venían con más ambiente, pero finalmente quien se llevó el gato al agua y salió a hombros fue el madrileño.

Seguro que había soñado con un triunfo, como seguro que muchos de los niños que hoy estuvieron en la plaza soñarán con ser toreros, o con volver a la plaza… aunque algunos tengan pesadillas por ello.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El pensamiento único