• martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 12:35

 

 
 

Opinión / EntreArtes

Diego Ventura, Leonardo Hernández y Enrique Ponce abren la puerta grande de Las Ventas

Por Juan Pedro Cano 05 junio, 2017 - 2:47

Buena corrida de Domingo Hernández en la tercera semana del ciclo isidril que fue del 28 de mayo al 3 de junio

Enrique Ponce sale por la puerta grande de Las Ventas tras cortar dos orejas en la feria de San Isidro de 2017 PLAZA 1
Enrique Ponce sale por la puerta grande de Las Ventas tras cortar dos orejas en la feria de San Isidro de 2017 PLAZA 1

Antes de entrar en la recta final del serial madrileño, la asistencia de espectadores sigue subiendo según avanza la feria aunque no se alcanzarán a su finalización las optimistas cifras que la empresa manejaba antes de comenzar. La media de espectadores por tarde suma ya 19.537, sobre un total de 468.893 personas que han pasado por Las Ventas, lo que supone un 82,70% de ocupación en datos globales.

Un público, el que pasa por taquilla para ocupar los escaños venteños, que cada día es más cambiante y por lo consiguiente resta personalidad a la plaza que muestra diferentes caras, pudiendo ir desde la intransigencia más severa a la benevolencia más festiva sin encontrar un término medio. Otro factor más de suerte a tener en cuenta esta ausencia de uniformidad de criterio.

Un claro ejemplo de ese público más amable lo pudimos ver en la corrida del pasado 2 de junio, desde el minuto uno la entrega sin medida a Enrique Ponce fue tan intensa como sorprendente. Se lidió una corrida bien presentada de Domingo Hernández que derrochó nobleza y clase poniendo el triunfo a disposición de la terna. Ponce supo aprovechar su lote, y con el público a favor, cortó una oreja a cada toro que le permitió abrir la puerta grande pero sin rotundidad. Ningún pero, salvo la espada, a la actuación del valenciano que estuvo magistral sacando todo lo que tenían sus oponentes. Las peticiones fueron mayoritarias y el presidente no hizo sino cumplir el reglamento.

Dentro del gran conjunto de la corrida de Domingo Hernández destacó sobremanera el sexto en orden de lidia que tocó en suerte a Varea que confirmó alternativa esa tarde. El toro cantaba el triunfo en cada una de sus arrancadas, no era fácil, el viento no ayudó nada, la falta de oficio tampoco y el de Castellón no consiguió estar a la altura de las circunstancias. Otro gran toro fue el tercero, con el que tampoco llegó a entenderse un David Mora que pasa por San Isidro dejando claro que no está en su mejor momento.

MANO A MANO EN LOS REJONES

No llenó el tercer festejo de rejones, aunque poco faltó, se anunciaron en mano a mano Diego Ventura y Leonardo Hernández. Encierro de El Capea justo de presentación y que se movió con buena condición pero sin estar sobrados de fuerza y casta. Ventura salió a hombros por décimo cuarta vez tras cortar tres orejas y no se quedó a la zaga Leonardo Hernández que consiguió cortas dos trofeos y por consiguiente ganarse también la puerta grande.

El último día de mayo se lidió una corrida bien presentada de Victoriano del Río que acusó fondo de mansedumbre pero llegaron a la muleta, desde esa condición, con movilidad y dando juego. Destacó el buen quinto en orden de lidia que tocó en suerte a López Simón, buen lote para el madrileño que no llegó a entenderse con ninguno de ellos y ambiente a la baja el que deja tras su paso por San Isidro.

Una oreja cortaron por coleta Perera y Roca Rey, ambas con división en los tendidos. El extremeño la cortó al cuarto de la tarde tras una faena templada con largos muletazos a la que faltó mayor tono en su conjunto. El peruano se fajó con el manso tercero en terrenos de chiqueros, valor y técnica frente a su oponente que finiquitó de un espadazo.

TARDES PARA EL OLVIDO

Las tardes para el olvido esta feria siguen sumando, el día 29 la de José Luis Pereda fue desigual de presentación, mansa, descastada y con las fuerzas más que justas. Tan deslucida en su conjunto que dejó sin opciones a la terna. Las dos estocadas de Gonzalo Caballero lo más destacable de tan anodina tarde.

Suma y sigue en esa línea fue la corrida de Juan Pedro Domecq, hasta trece toros se reconocieron por la mañana para finalmente aprobar cinco de justa presentación, mansos, descastados y blandos. Completó la corrida un toro de Juan Manuel Criado bien presentado pero que mantuvo la pauta de comportamiento del hierro titular. Confirmó alternativa Joaquín Galdós de manos de Manzanares y Cayetano que nada pudieron hacer. Faltó la materia prima, faltó el toro.

Desigualmente presentada fue la novillada de Montealto, muy cómodos por delante y alguno de menor presencia de lo que debe ser el mínimo en Madrid. Conjunto manejable y noble al que faltó raza y sobró sosería. Leo Valadez, Diego Carretero y Andy Younes pasaron sin hacer ruido.

Especial interés había en la novillada de Flor de Jara, pero ahí quedó todo. Los de santa coloma no salieron como se esperaba y el sobrero de Dolores Rufino tampoco arregló nada. Una oreja cortó Juan Miguel que fue más fruto de la impactante voltereta que sufrió, que por el buen hacer del conjunto de su actuación. Sus compañeros de terna Alejandro Marcos y el tan esperado como anunciado Ángel Sánchez nada pudieron hacer.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Diego Ventura, Leonardo Hernández y Enrique Ponce abren la puerta grande de Las Ventas