• domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 09:05

 

 
 

Opinión / EntreArtes

Castellón y Olivenza marcan las primeras pautas de la temporada taurina

Por Juan Pedro Cano 09 marzo, 2016 - 1:15

La mediterránea feria de La Magdalena solapó fechas con la pacense de Olivenza en vísperas prácticamente del inicio de la feria de Fallas de Valencia, primera gran cita del calendario taurino

De inicio, Castellón comenzó con una buena noticia; por tercer año consecutivo subió el número de abonados en un cinco por ciento, así como un veinte las entradas sueltas. Importantísimo en los tiempos en los que estamos que el público acuda a las plazas. Con los tendidos llenos los ataques hacia la tauromaquia no lo serán tanto, mientras que contra el cemento el efecto es el doble. La Magdalena cambió de planteamiento hace ya unos años, y lo que para unos sigue siendo algo imperdonable la taquilla les pone en contexto. El público es quien llena las plazas y en Castellón va de más a más.

En lo estrictamente taurino el ciclo castellonense sumó un festejo más, lo que no hace sino afianzar la recuperación de la Feria. Una Feria en la que destacó Alejandro Talavante y el novillero local Varea que se encerró con seis novillos para dejar clara su dimensión de torero muy capaz. Fue también una feria donde los jóvenes valores comenzaron a tener peso propio en los carteles, el mano a mano López Simón y Roca Rey suscitó el interés más allá de nuestras fronteras, el valor del madrileño y la facilidad del peruano fueron las notas destacadas de la tarde. Y hablando de jóvenes, uno que no quiere dejar de serlo; Enrique Ponce, que impartió su magisterio frente al encierro de Cuvillo, ganadería que en julio veremos Estafeta arriba y que en Olivenza vio como premiaron a dos de sus toros con la vuelta el ruedo.

Precisamente, Olivenza mantiene el pulso a su feria alejada del glamour de años anteriores pero con el respaldo del gobierno autonómico a su Feria del Toro, una apuesta cultural en torno a la tauromaquia que supone un gran impacto económico en la zona. Apuesta del gobierno, apuesta del socialista Fernández Vara todo sea dicho y ojalá que en su partido tomen ejemplo.

Tres corridas de toros y dos novilladas completaron el serial pacense. En su tierra, Talavante dejó claro su estatus mientras que López Simón, Roca Rey y Garrido siguieron sumando argumentos a ese relevo generacional del escalafón que ya es una realidad, afortunadamente. Un relevo al que muy pronto se sumará Ginés Marín que el próximo mes de mayo tomará la alternativa en la ciudad francesa de Nimes en la feria de Pentecostés y que pasó por Olivenza dejando clara una vez más su proyección de toreo caro. El joven extremeño está llamado a ocupar uno de los sitios privilegiados del escalafón.

Castellón y Olivenza han sido el previo a Valencia, a su feria de Fallas, la primera gran cita de la temporada y visto lo visto… todo apunta que será un serial donde ninguno acuda con la pólvora mojada. La mascletá está garantizada, por las mañanas en las calles y por la tarde en el coso de la calle de Xátiva.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Castellón y Olivenza marcan las primeras pautas de la temporada taurina