Opinión / EntreArtes

Carmena se pone torera

Por Juan Pedro Cano 26 enero, 2016 - 23:36

Tan claro como notorio es el posicionamiento antitaurino del equipo de gobierno del ayuntamiento de Madrid, que con Carmena al frente, no duda en saltarse la Ley “a la torera”.

Curiosamente, en la semana que Madrid acogía una nueva edición de FITUR, la Feria Internacional de Turismo, el ayuntamiento de la capital con su alcaldesa al frente daba otra bofetada a la cultura de España y por extensión a uno de los reclamos turísticos madrileños. El equipo de gobierno decidió retirar el apartado “Toros” de la web de turismo municipal.

Es una acción más en contra de la tauromaquia dentro de un suma y sigue que el colectivo podemita lleva en su hoja de ruta al margen de la Ley 18/2013 que determina la fiesta de los toros como Patrimonio Cultural Inmaterial de España desde su aprobación en el Congreso de los Diputados el 12 de noviembre de 2013. El amparo legal de la tauromaquia en el ámbito cultural es indiscutible desde entonces, y por ello, determina que las administraciones públicas tienen el deber de protegerla para cumplir con la Constitución Española, como indica claramente el artículo 3 de la citada Ley: “Deber de protección.

En su condición de patrimonio cultural, los poderes públicos garantizarán la conservación de la Tauromaquia y promoverán su enriquecimiento, de acuerdo con lo previsto en el artículo 46 de la Constitución”.

Precisamente en el marco de FITUR la alcaldesa hizo unas declaraciones donde dejaba claro que no hay que entender el turismo únicamente «como una mera actividad industrial», si bien es cierto, conviene recordar algunas cifras a Carmena en relación a la feria taurina de San Isidro y su estímulo de casi 56 millones de euros para la economía madrileña. Además, el movimiento en taquilla ronda los 16 millones de euros, lo que supone más de tres millones para las arcas del Estado en concepto de IVA. Estas cifras dan una estimación por cada euro recaudado en taquilla un impacto de otros 3,5 para la economía local.

Pinceladas económicas para desmontar el absurdo, uno más, del equipo de gobierno podemita. Y datos que hacen referencia únicamente al mes de mayo en plena “isidrada”, cuando el carácter de “Madrid capital mundial del toreo” atrae turismo durante todo el año, como pasa en Pamplona más allá de San Fermín con el turismo que llega a la ciudad por la proyección mundial que da el toro entre el siete y el catorce de julio.

Apuntó Carmena también en su intervención que el turismo es una actividad que aporta «Conocimiento y desarrollo. Proporciona el poder compartir con todos los ciudadanos una mayor y mejor manera de entender la vida». Estas afirmaciones encajan de pleno en el marco del turismo taurino, del que sin embargo reniegan. Un turismo que va más allá de la cría del toro de lidia al interactuar con aspectos de otros ámbitos como son el gastronómico, cultural, histórico, antropológico y social.

Pero Carmena se pone torera para seguir apuntillando parte de nuestra cultura y continúa con su afrenta antitaurina en una hoja de ruta que a buen seguro nos traerá nuevas sorpresas. Termino con una cita de Antonio Machado: «Todo lo que se ignora, se desprecia». Atrevida ignorancia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Carmena se pone torera