Opinión / Tribuna

Nuestro alcalde no es vasco

Por Juan José Echeverría 09 marzo, 2017 - 7:58

Mientras en el País Vasco todas las instituciones trabajan para la llegada del TAV, en Navarra y Pamplona se intenta que ese desarrollo nunca llegue. 

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón. EFE.
El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón. EFE.

Vemos con asombro como en la comunidad vecina (ya saben a cual me refiero, pese a que lindamos con otras dos), la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras (interesante nombre para una consejería, que liga esos dos conceptos indisolubles) se ha reunido con los alcaldes de las capitales vascas para anunciarles una futura reunión con el ministro equivalente, que buscará garantizar la llegada del TAV a sus municipios y la correspondiente construcción de nuevas estaciones.

Les recomiendo el siguiente enlace, en el que pueden obtener detalles de lo que está pasando.

Verán que la solución para estas ciudades son muy parecidas a la que aquí propone el PSIS de Echavacoiz, ligando grandes infraestructuras a importantes transformaciones de la ciudad, con operaciones urbanísticas, que no solo regenerarán los barrios afectados sino que colaborarán con la financiación a través de la creación de aprovechamientos urbanísticos.

Eso que desde la extrema izquierda se tilda de “pelotazos”, pero en los que, fundamentalmente, gana la ciudad y en los que los titulares de los aprovechamientos pagan el 100% de la urbanización. Así es como se han regenerado en Pamplona los barrios de San Jorge, Rochapea, Buztintxuri o Lezkairu y como se crearon Mendillorri, Sarriguren o Ripagaina; barrios que acogieron a miles de viviendas de VPO y que facilitaron el acceso a una vivienda digna al mismo número de familias.

Y mientras los tres alcaldes vascos se reúnen con su consejera, el nuestro, que por lo que se ve, además de nos ser vasco, y por lo que se ve también en la cadena pública vasca de televisión, debe ser un “paleto”, un “facha” o el calificativo que ustedes quieran escoger entre la lamentable y xenófoba retahíla de insultos que se exhibieron en dicho programa; el nuestro, disculpen la digresión, no se reúne con nadie, ni con nuestro consejero de Desarrollo Económico (observen que aquí no le han puesto lo de “Infraestructuras”, será porque el cuatripartito, obviamente, no cree en ellas), ni mucho menos con el ministro.

Eso si, como demostración del “cambio” ha paralizado el PSIS de Echavacoiz mientras vemos cómo sus homónimos vascos pisan el acelerador en proyectos similares. Aquí pisando el freno y allí echando más madera a la máquina.

Pamplona y Navarra ha brillado con fuerza durante muchos años dentro del panorama social y económico de España pero, lamentablemente, ese brillo se está apagando. Acciones como ésta, sumadas a otras en el campo de los impuestos, la economía, el desarrollo de importantes infraestructuras como el Canal o este TAV, la fuga de empresas o el desastre educativo están acabando con el liderazgo navarro en la mayoría de los indicadores. No hay una noticia buena, miren la que se acaba de conocer sobre la transparencia de nuestro Parlamento, a la cola de España.

El cuatripartito, con la señora Barkos y el señor Asirón a la cabeza, llevan camino de cumplir su sueño de convertirnos en esos “paletos”, “ignorantes” y “retrasados” a los que se refería el tristemente asqueroso programa de la ETB.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nuestro alcalde no es vasco