• miércoles, 25 de mayo de 2022
  • Actualizado 19:44

 

 
 

Opinión / osasuNAvarra

UPN (I): Esparza se equivoca

Por José Mª Esparza 27 enero, 2016 - 0:36

Tras el Consejo Político del pasado viernes en Tudela, crecen las sospechas de que Javier Esparza quiere llegar al Congreso de UPN con el Partido en estado de coma emocional, la mejor manera de asegurarse la reelección.

El Consejo Político de UPN alumbró sospechas. El presidente Javier Esparza no quiso hacer frente a la situación de crisis que sume a su Partido. Su desempeño al frente de Unión del Pueblo Navarro desconcierta.

Dispone de todas las claves para asegurarse una gestión eficaz, pero deja pasar trenes que no volverán, y ya suma varios desde la asamblea que le votó a la cita del pasado viernes, pasando por las múltiples reuniones internas del Partido o el proceso electoral último.

En Tudela gozó de una nueva oportunidad para lucirse ante los suyos, para explicarles dónde se encuentran y cómo recuperar la presencia en Gobierno y Ayuntamientos, pero la única alusión realizada a UPN quedó en un “todo es mejorable”, tras dar por bueno el saldo de dos diputados y un senador pese a la nueva pérdida de votos. 

Da la impresión de que Javier Esparza, cuesta escribirlo, no quiere encarar la realidad de su Partido. Obvia la urgencia de arreglar tejados, suelos, cimientos o cañerías. Ni siquiera pide presupuestos. Le cuesta meter el bisturí, porque duele.

Prefiere dejarse llevar por la inercia, pese a saber dónde lleva a un Partido la dinámica del falso consenso, de la unidad imaginaria. En lugar de coger al toro por los cuernos optó otra vez por mirar a otro lado, hacia fuera. Su discurso no trató para nada de los retos de UPN o de cómo recuperar la ilusión. Prefirió insistir en lo malos que son estos ‘baskos’. Confundió foro y discurso.

La mismísima Uxue Barkos le reprochó algo parecido cuando le espetó a la vuelta de la fiesta de la Hispanidad: “Está claro que no quiere que se hable de la EPA y del empleo, sino de la cabra de la legión”. La historia se repite.

El estado anímico de UPN ya quedó reflejado en la asamblea de septiembre con solo los votos de poco más de una tercera parte de la afiliación. Volvió a evidenciarse en la convocatoria del Consejo Político para ratificar el último pacto electoral con el PP, y se repitió el pasado viernes en Tudela, con apenas unos 80 afiliados presentes de los 230 convocados para ratificar el adelanto del Congreso al 24 de abril y vertebrar las tres ponencias capilares.

A partir de ahí, ni una puesta en común sobre las aspiraciones del Partido, ni ruegos, ni preguntas. Otra larga cambiada de Esparza enumerando las miserias del cuatripartito, con réplica incluida a la portavoz gubernamental Ana Ollo con sus excelencias como embajador de Navarra.

“Si pretenden que escondamos la realidad, que nos tapemos los ojos, que hagamos oídos sordos a las demandas y quejas de la sociedad, crudo lo llevan” concluyó Esparza en referencia al cuatripartito, algo que cualquier afiliado le podría reprochar a él como presidente de UPN por la falta de autocrítica con su Partido.

Las elecciones no las perdió porque los electores no le conocían, y mientras no haga autocrítica seguirá sin enterarse por qué. En las tres convocatorias más abiertas celebradas (la asamblea y los dos consejos políticos) Esparza ha evitado dar voz al afiliado. ¿Qué pretende?

Las respuestas serían de lo más variadas y habrá que desgranarlas una a una, desde la falta de discurso político al miedo a alterar el orden establecido. Es un hecho que el actual estado de coma emocional de UPN le beneficia. Llegar así al Congreso significaría no encontrar oposición en él. Y luego, fabricar unidad repartiendo entre las sensibilidades para ir remontando a tres años vista de las autonómicas.

Se equivoca Javier Esparza. Necesita aclararse con los tres escenarios en que juega: el suyo, el del Partido, y el de Navarra, y calibrar cómo repercute cada uno en los otros dos. Es complicado. Seguir así equivoca su gestión y debilita más su liderazgo, pero éste es otro tema que merece otro análisis.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
UPN (I): Esparza se equivoca