Opinión / osasuNAvarra

Tregua navideña, Osasuna espera feliz al 2019

Por José Mª Esparza 23 diciembre, 2018 - 17:08

Era un partido para golear, pero los rojillos no quisieron hacer sangre en Reus. Es Navidad, paz para todos, más a quienes no cobran su sueldo, caso del equipo catalán, aunque obligara a finalizar mirando el reloj.

Partido entre Osasuna y el Reus en el estadio municipal de Reus. LALIGA 123
Partido entre Osasuna y el Reus en el estadio municipal de Reus. LALIGA 123

Feliz Navidad. Así titulaba Christian Clarion aquella película que mostró el lado más humano de la guerra. Alemanes, franceses y escoceses salían de las trincheras para celebrar juntos la Nochebuena. Tregua humana en medio de la Gran Guerra. También ocurrió después en la Guerra Civil, con treguas dominicales para celebrar la Misa. La Segunda Guerra Mundial, la de Hitler, puso el colofón más inhumano en la guerra más cruel. A esa no entró Osasuna en Reus. Por eso hay que dar por buena, y navideña, la apurada victoria. Regala los tres puntos y no clava la puntilla a un club que lucha por no desaparecer, a unos futbolistas que desesperan para cobrar a fin de mes como trabajadores que son. Placentero parón navideño.

Por lo demás, el partido no tuvo mucha historia. Analizado fuera de esa tregua navideña, da poco de sí. Los rojillos salieron como casi siempre fuera de casa, a contemporizar, a dormir al rival, a gastarlo. Sin presión, con posesión de balón o sin ella, preocupándose poco de invadir área rival, más bien guardando la ropa. Este planteamiento, en una Segunda tan peculiar, suele dar resultado, porque el local tampoco suele apostar por mucho más, o carece de recursos para intentarlo. Lo normal es llegar al descanso sin goles. Sin embargo, a Osasuna le sonrió la suerte, precisamente a continuación de la ocasión local más clara.

Jagoba Arrasate cuenta con la fortuna de disfrutar a Juan Villar, un jugador de cristal, que interviene poco en el juego, ni muestra habilidades técnicas especiales, ni mucho menos. Sin embargo, su inteligencia le erige en el jugador más determinante de Osasuna. Ocho goles en apenas trece partidos incompletos le elevan a la categoría de futbolista estratosférico. Sabe esperar el balón, buscar su juego, marcar su zona, entender a sus compañeros para mandar el balón a la red con un toque sutil de cabeza o pie. No precisa de nada más. Colocación y un toque. Inteligencia.

Antes del gol, Osasuna apenas se había dejado notar, y después se dejó llevar de la inercia, sin mayor tensión. Vio tan hundido al Reus, tan roto, que optó por la tregua navideña. Dejó pasar los minutos. Jugó con fuego en campo ajeno, porque los catalanes trataron de sacar fuerzas de flaqueza, orgullo, para al menos morir con dignidad. Quizás, Jagoba Arrasate se demoró un pelín para cambiar la inercia que impuso el Reus con su empuje, con sus ganas de vivir. Los cambios llegaron tarde, y Osasuna terminó con la vista clavada en el reloj, Clerc expulsado o Kike Barja sin entrar en juego.

Los rojillos no pudieron reconducir la dinámica impuesta, ni darle la vuelta. Aún así, y pese a las buenas buenas intervenciones del guardameta Rubén, anduvieron más cerca del 0-2, o del 0-3, que del empate, que también pudo castigar la falta de intensidad en el juego. El Reus era un equipo de goleada a domicilio, pero esto ya no se estila en el fútbol, y menos en Navidad. No solo paz en la tierra a los hombres de buena voluntad, sino también derecho a la vida, que en esto consistió el partido que libra el club tarraconense, apenas acompañado de tres mil de sus aficionados.

Joyeux Nöel, decía el filme que alumbró la belleza de Diane Kruger en todo su esplendor. En eso estamos, en desear a todo el osasunismo una muy feliz Navidad y que el 2019, al que hoy espera feliz Osasuna, regale al club ese papel como lugar de encuentro de la sociedad navarra. En esa tarea estamos, y queda mucha. Antes que nada, lo primero de todo, digerir la comida de Navidad. Casi nada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tregua navideña, Osasuna espera feliz al 2019