Opinión / osasuNAvarra

El Sporting engrandeció a Osasuna

Por José Mª Esparza 01 octubre, 2017 - 21:53

El mejor partido de los hombres de Diego Martínez mereció un resultado más abultado ante el líder, gracias a su labor como bloque capitaneado por Fran Mérida y Lucas Torró.

El séptimo partido de la liga de segunda división disputado entre Osasuna y el Sporting en el Sadar  Foto LFP 18
El séptimo partido de la liga de segunda división disputado entre Osasuna y el Sporting en el Sadar Foto LFP 18

Así da gusto. Salir de El Sadar feliz por el juego y los puntos es lo más que puede pedir cualquier aficionado, y eso ocurrió con la visita del Sporting. Hasta ahora, Osasuna ha dejado su mejor victoria en Vallecas (0-3) y cuajado su mejor partido ante los gijoneses (2-0), es decir, frente a dos equipos de campanillas y aspiraciones.

En el primero simplemente gestionó bien un gol de estrategia a balón parado, en el segundo ha concretado un fútbol compacto, de calidad contrastada, de bloque cuajado, regular de principio a fin, sin duda, el mejor de la campaña. Quizás,  deberíamos remontar la mirada hasta el play-off de ascenso para ver a Osasuna jugar así. Bien es cierto que solamente jugaron dos expertos canteranos y termino solamente uno en el césped, pero sin quitar relevancia al hecho, esos detalles se llevan mejor tras un partido casi redondo.

Podría argumentarse que el Sporting se mostró un conjunto blando, y es verdad. Los gijoneses decepcionaron en su visita a Pamplona. Dejaron jugar muy cómodo, sin presionar y, lo que es peor, sin definir una propuesta eficaz. ¿A qué jugaron? Ellos sabrán, es todo lo que puedo responder. Saben mover el balón, obvio, pero no dejaron claro a dónde lo querían llevar.

Apenas pisaron el área rojilla. Simplemente se encorajinaron a principio de la segunda parte, tras el descanso, buscando la reacción, y poco más. Apagaron pronto sus ínfulas, diluidas en la nada. Si el Sporting quiere ascender, mucho deberá cambiar el chip. Necesita más ambición y… trabajo. Desprendió cierto tufillo a veteranía malsana, algo que por estos lares también puede aflorar en un momento dado.

El triunfo de Osasuna ante el Sporting, no obstante, tampoco hay que achacarlo a las deficiencias del conjunto asturiano. Los hombres de Diego Martínez salieron a por el partido, se hicieron con el balón, lo tuvieron casi siempre bajo control, proyectaron verticalidad, pisaron área, maniataron a los gijoneses, crearon peligro y ocasiones... en fin, merecieron un mejor resultado. Pudieron golear.

En el apartado del ‘debe’ podría argumentarse que, en general, sigue demasiado costosa la conexión con los puntas, o en particular que Quique González se comporta como el Guadiana, aparece y desaparece. Sin embargo, tras un encuentro tan compacto, no merece hoy la pena enredarse en minucias.

Es el partido, por ejemplo, para ensalzar a Fran Mérida. El centrocampista se echa al equipo a la espalda, defiende y ataque. Roba balones y los sabe llevar hasta arriba para que acaben en gol. No desfallece en el esfuerzo sino que regala continuidad a raudales en cualquier espacio. Vive una segunda juventud, se asienta, hace realidad sus lejanas promesas. Además, ante el Sporting tuvo a su lado a Lucas Torró, que también se salió.

El técnico encontró en ambos el equilibrio perfecto. El primero aporta corte creativo, mientras que el segundo sobresale en la contención, pero ambos saben de cualquiera de estos dos aspectos. Ante los hombres de Paco Herrera, por ejemplo, Torró dictó una clase de salida de balón.

Tras media docena de partidos donde Osasuna no ha destacado ni por los resultados ni por el juego, el séptimo le encarama a lo más alto de la tabla. De acuerdo que esto es la Segunda División, siempre muy rara, imprevisible, caprichosa, y que además queda una eternidad para llegar a Junio, pero sin demostrar casi nada Osasuna ofrece esta imagen resultadista, que teóricamente debe ir a más, hay motivos para que al menos no se haga esta temporada tan larga como la precedente, que cada partido cuente una historia diferente.

Por otra parte, la visita del Sporting llegó precedida de la asamblea de Fran Canal, una convocatoria a su medida en la que presentó sus dos caras, la que lleva más adentro y le hizo perder los papeles, y la de encantador de serpientes que lee ha llevado a ser posiblemente el directivo mejor pagado en Navarra y con el club a su imagen y semejanza gracias a su acólito Remírez. Pensaba hablar más de todo esto, pero tiempo habrá. Resulta más saludable el sabor de la victoria ante el Sporting.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Sporting engrandeció a Osasuna