• sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 00:00

Opinión / osasuNAvarra

Lopetegui subestimó a Osasuna

Por José Mª Esparza 06 febrero, 2022 - 0:41

El Sevilla obligó a jugar a un ritmo torpe y marcó tiempos, confiado de superar en la recta final a los rojillos, que entonces no le permitió hacer su juego.

PAMPLONA, 05/02/2022.- El entrenador del Sevilla, Julen Lopetegui, durante el partido de Liga en Primera División ante Osasuna que disputan este sábado en el estadio de El Sadar, en Pamplona. EFE/Jesús Diges
El entrenador del Sevilla, Julen Lopetegui, durante el partido de Liga en Primera División ante Osasuna que disputan este sábado en el estadio de El Sadar, en Pamplona. EFE/Jesús Diges

Justo empate de Osasuna ante el equipo hispalense, que viajó a Pamplona confiado en obtener una victoria que no trabajó lo suficiente y la buscó de forma equivocada. La culpa la tiene su técnico Lopetegui, que planteó un partido defensivo, rocoso, confiado en vaciar físicamente a los rojillos para rematarles en el tramo final. Y a punto estuvo, agraciado por las interpretaciones modernas de las acciones en el área. Entonces apareció Sergio Herrera para detener el lanzamiento de Rakitic desde los once metros y el remate posterior. El Sadar celebró el empate como si de una victoria se tratara.

Arrasate se reafirmó felizmente en sus planteamientos últimos. Salió con dos ‘nueves’ (Budimir en punta y el Chimy escorado a la banda contraria a Rubén García) y mantuvo el trivote y la defensa de cuatro. Fue a por la victoria durante una hora en la que propuso, jugó en el campo sevillista y creó las ocasiones, especialmente en un lanzamiento de ‘Monca’ a la escuadra que obligó a Bono a lucirse. No obstante, Osasuna tampoco pudo maniobrar como hubiera deseado. El superior potencial andaluz determinó las reglas del juego, por lo que el encuentro resultó feo en lo futbolístico.

Eso sí, un encuentro intenso, sin respiro, muy táctico, y siempre vivo, con resultado incierto. El Sevilla salió con cinco defensas (dos laterales de largo recorrido), dejó la sala de máquinas a Rakitic y Jordan, el del plastiquito azul, y acosó adelante con la tripleta Martial-En Nesry-Oliver. Tuvo la desgracia de perder a Ocampos en el calentamiento previo. A priori, el potencial de Lopetegui resultaba mareante, pero en la práctica pareció demasiado especulativo. En la primera hora apenas pisó área y no lanzó ni un disparo a puerta.

A cambio durante esa hora maniató a Osasuna, que si pretendía jugar al pase apenas aguantaba el balón en el pie. Si intentaba un fútbol más directo chocaba con una doble muralla defensiva. Y, en fin, si los rojillos hubieran querido al hueco, a buscar espacios, tampoco lo habrían conseguido. Los hispalenses copaban todo su campo, aumentando esa sensación con continuos cambios de posiciones que complicaban todavía más la circulación rojilla. Los sevillistas se movieron más sin balón que con él, pero aún así pusieron ellos las reglas de juego gracias a su mayor calidad.

Todo cambió a la hora de partido. El Sevilla dio un paso adelante con la entrada en el campo de Koundé y Papu, primero, y de Munir y Rafa Mir después. Respondió Arrasate cambiando también pieza por pieza pero con un cariz más defensivo. No renunció al ataque, pero pronto se vio que el empate no parecía mal resultado y el equipo actuó en consecuencia. Los de Lopetegui pusieron un ritmo más vivo y buscaron decididamente la portería de Sergio Herrera, algo que solo lograron de penalti, convirtiendo al portero local en el héroe de la noche.

Por lo demás, Osasuna apenas sufrió apuros. Lleva peligro el Sevilla en sus acciones, pero pagó cara la osadía de su míster. Atacó de una manera muy plana y predecible, y ahí también se equivocó el técnico. Creía que sería algo así como coser y cantar. Minusvaloró el trabajo de Osasuna, en ese momento crecido, con las ideas muy claras, y bien plantado en defensa, donde hay que constatar el positivo ‘estreno’ de Ramalho. A Lopetegui, para acabar de pifiarla, solo le faltó pedirle a Jordan que se tirara al suelo mareado, para que El Sadar se riera un poco y entre tanto amortiguara la emoción del marcador.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Lopetegui subestimó a Osasuna