Opinión / osasuNAvarra

Osasuna resiste y confirma su mejoría

Por José Mª Esparza 03 enero, 2021 - 22:08

Otro punto bueno hacia la recuperación. Tercer empate consecutivo a base de trabajo y buena labor defensiva de todo el grupo ante una Real superior

El delantero argentino del Osasuna, Jonathan Calleri (i), celebra con sus compañeros su gol ante la Real Sociedad , durante el partido de LaLiga Santander que han disputado este domingo en el estadio Reale Arena de San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta
El delantero argentino del Osasuna, Jonathan Calleri (i), celebra con sus compañeros su gol ante la Real Sociedad , durante el partido de LaLiga Santander que han disputado este domingo en el estadio Reale Arena de San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta

Siempre quedará la pregunta de ¿Y si Iñigo Pérez hubiera corrido más que Oyarzabal, o le hubiera hecho falta, en el empate realista? Pero no merece la pena. Osasuna se defendió bien, pero la Real fue más equipo en posesión y juego. El empate es justo, y hay que quedarse con el punto que marca otro peldaño más, si bien pequeño, en la reacción del equipo rojillo. Además, si de jugadas evitables se tratara, el gol de Calleri resultó un regalo impagable de Willian José. Eso sí, provocado por la presión de Rubén García, jugador que merece un monumento.

Teniendo en cuenta los mimbres con que cuenta, su posición en la tabla, la talla del rival y su estado anímico, no hizo mal partido Osasuna. Supo aprovechar su ocasión, y se defendió muy ordenado, con enorme tenacidad y disciplina. Para ello, Arrasate planteó un partido de contención, con cinco centrocampistas y un punta, con Moncayola asentado atrás y Rubén García enlazando hacia adelante con un Calleri igualmente colosal. Le funcionó defensivamente. Maniató a la Real, incomoda todo el partido, forzada, sin encontrar espacios, hasta quedarse sin ideas.

A cambio, Osasuna también dejó carencias en el debe. Dista mucho de encontrar sus mejores sensaciones. Trabaja y trabaja, pero no juega el balón lo suficiente. Lo pierde con exagerada facilidad. Le cuesta un mundo entrar en el área rival. No se decide, le falta confianza. En la segunda parte, con la Real empeñada en ir adelante y con el ataque refrescado con cinco cambios, los rojillos demostraron que si quieren pueden conducir. No solo detuvieron la avalancha albiazul, sino que también conservaron la pelota, pisaron área y maquillaron las estadísticas de posesión de balón, que habrían sido escandalosas.

Le cuesta a Osasuna imponer su idiosincrasia en el campo. Lo atestigua la cantidad de balones que pierde, lo mordidas que le salen las jugadas o las llegadas al área. Basa su estilo cada vez menos en jugar el balón de principio a fin, y más en tratar de robar el balón en campo rival, para llegar a portería de dos zarpazos. Este sistema dista mucho del patadón, afortunadamente, guarda mucha conexión también con la forma de defender, y exige un enorme desgaste, que los rojillos soportaron con nota en Anoeta. En cuanto a resultados, aporta réditos. Así llegó el gol del incansable y eficaz Calleri, gracias a la presión del astuto Rubén García.

Otro dato, el de las faltas. La Real (15) cometió el doble que Osasuna (8), pese a ser uno el equipo teóricamente estilista, y otro el que debía defender. Por supuesto que es mejor llevarte el balón sin cometer infracción, pero no se trata de eso. Es una cuestión de carácter, de confianza, de personalidad, y ahí andamos demasiado timoratos. Y eso que en Anoeta tocó un árbitro que permitió todo tipo de acciones sin sacar una amarilla en hora y cuarto, en este caso, por fin, a los de casa. (Entre paréntesis, el VAR se comió un penalti por agarrón a David García).

El punto es bueno. Soluciona poco, pero es bueno, y más en vísperas de recibir al Real Madrid. Cualquiera lo habría firmado antes del pitido inicial, aunque sabe a poco porque es poco, después del pitido final. Es lo que hay, a la espera de seguir en busca de tres rivales que anden más justos antes de terminar el campeonato. Ahí estamos. Lo importante mientras tanto es no descolgarse. El punto es bueno.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna resiste y confirma su mejoría