Opinión / osasuNAvarra

La propaganda de Osasuna manipula al socio

Por José Mª Esparza 28 abril, 2020 - 9:54

Todo de una tacada: no devolver al socio los partidos sin ver, cobrarle por adelantado los que quizás no vea, impedirle renovar la asamblea a su tiempo, ningunearle de nuevo el Centenario, aumentarle en otros 1,8 millones (reconocidos) la reforma del estadio, a la vez que un recorte de sueldo a los currelas.

La directiva de Osasuna, durante una asamblea del club celebrada con la presencia de los socios compromisarios. MIGUEL OSÉS
La directiva de Osasuna, durante una asamblea del club celebrada con la presencia de los socios compromisarios. MIGUEL OSÉS

Aprovechando que el Arga pasa por Pamplona (casualmente! salió al día siguiente la sentencia del Caso Osasuna),  la oficina de propaganda, es decir, la entente formada por el ‘factotum’ y su ‘comisariado político’, repartió una carta sin precedentes en la centenaria historia del Club Atlético Osasuna, supuestamente escrita por Luis Sabalza, aunque aseguraría que para nada. De una tacada, a destiempo, y sin previo aviso, las propuestas amalgamadas cercenan derechos del socio y reflejan una política errática que el club se debería replantear.

La carta comienza con el anuncio del reparto de 5.000 mascarillas a los mayores, es decir, con vaselina para esconder la tomadura de pelo que viene punto y seguido. De entrada, la fecha de la carta no tiene desperdicio, la noche anterior a la sentencia del Caso Osasuna. Quien quiera pensar que casualmente, está en su derecho. La realidad es que cuando la misiva fue publicada los medios ya tenían puesto el foco en las durísimas sentencias y no en un texto intencionadamente tan largo como infumable. Un ladrillo.

Cuando el club renunció a los test covid-19 en pro de otros más necesitados, el ‘factótum’ se llevó el quedabien en la prensa. Esta vez unas cuantas mascarillas lanzan a los leones al presidente Luis Sabalza al negar al socio el reembolso de los partidos escatimados esta temporada y avisarle que pagará por adelantado la próxima, con devolución de la mitad en caso de no ver un solo encuentro. Ni ‘Mitele.es‘, cien por cien negocio, hizo algo ni parecido. La misma semana de suspensión de la Liga dejó de cobrar cuotas.

Amor a Osasuna, osasunismo en estado puro, propiedad de los socios, club y no SAD, nos vemos en El Sadar, Osasuna somos todos, no es nadie sin el aliento de los socios, el roble montañés, la alcachofa de Tudela, el Paseo de los Donantes de Mendigorría, etc. etc. Palabras huecas entre párrafo y párrafo, manipulación facilona para que el socio trague con 1,8 millones más de gasto en el estadio, o para impedir la renovación de la asamblea de compromisarios, hoy controlada por el factótum con sus amigos Indar-Gorri. No interesa cambiar.

El socio vuelve a ser engañado y manipulado. ¿Para qué una votación si después el proyecto supuestamente elegido se cambia sustancialmente, al menos en lo estético, donde ahora imita a otros descartados? Además, con el pretexto de arreglar unas goteras y poco más, el gasto extra ya aumenta a 3,2 millones (reconocidos, ya veremos los reconocibles si permite la externalización de las cuentas).  De pronto urgió estos días el Plan Estratégico, que ya va camino del año de retraso y, porque sí, se pospone un año la obligación de renovar la asamblea de compromisarios, cuando habría mil maneras de cumplir los estatutos ahora.

En fin, el descontento y desconcierto creado por la carta pone de manifiesto el nerviosismo  dentro del club en el nuevo escenario. Ante la dificultad para cuadrar cuentas y proyectos exagerados para una economía débil, poco ayuda la política de más gasto y endeudamiento en lo accesorio, a base de más impuestos al socio y recorte de sueldo al currela. Mal asunto. Que la Oficina de Propaganda no nos engañe.

POST DATA. Otra multa a Osasuna por los amigos de Fran Canal. Mientras escribía estas líneas me llega la sentencia de Lugo (13 páginas), en la que confirman a Osasuna la enésima multa por meter en el Anxo Carro, de gratolari y sin enseñar el DNI, a los amigos del ‘factotum’. ¿Quién les facilitó esas entradas? ¿a cambio de qué? La sentencia cita un precedente, aunque podría completar la lista con muchos más y con cuantas consecuentes quisiera. La historia ya cansa.

De estas cosas también podría hablar la Oficina de Propaganda, pero ni una palabra en la web. A esto se le llama transparencia, sí señor. Con los 50.000 euros de la nueva multa y los costes procesales se habrían podido evitar recortes en el sueldo de los currelas del club, o invertir bien el importe de unos centenares de abonos adelantados por los socios.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La propaganda de Osasuna manipula al socio