• domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 16:34

 

 
 

Opinión / osasuNAvarra

Osasuna promete y quiere cumplir

Por José Mª Esparza 24 enero, 2016 - 22:03

Arranca la segunda vuelta en la que Osasuna entra en una nueva dimensión. La primera prueba ante la Llagostera la superó con nota. El ‘pero’ lo puso el rival, que ni perdiendo supo tirar a puerta.

Una victoria aparentemente tan facilona impide realizar juicios de valor tan claros como invita el resultado. Le costó más de la cuenta a Osasuna abrir la lata ante una Llagostera veterana y bien posicionada, pero nada más.

Tuvo que esperar hasta la prolongación de la primera parte para que ‘El Flaco’ Olavide fabricara entre líneas una internada marca de la casa que Nino terminó. Increíblemente, hubo repliegue ante un contrario tan romo, que cogió así alas, si bien siguió sin tirar a puerta, simplemente porque no sabe. Los catalanes perdieron todas sus opciones en los dos primeros minutos en un arranque fulgurante saldado en un remate de cabeza que se encontró Nauzet. Nada más. El Oviedo tampoco tiró ni una la semana anterior, pero su empaque fue otro. Y se llevó lo que buscaba.

Ante la Llagostera debió anotar Osasuna por lo menos cinco, resultado que habría reflejado mejor la diferencia de potencial entre ambos conjuntos, pero la falta de acierto por un lado, y por otro el repliegue durante esa media hora de la segunda mitad lo impidieron.

Martín jugó a reforzar entonces la contención en el centro del campo con el trueque entre Olavide y Maikel Mesa, y hasta que no salió Berenguer no apostó decididamente por el contragolpe.

El joven delantero se lo agradeció a los tres minutos con una de las arrancadas que tiene patentadas y que finalizó el mismo en la red. Partido concluido. Los gestos de los futbolistas catalanes, que habían sacrificado prácticamente toda su contención por hombres de ataque, expresaban la desesperación mientras la grada se preguntaba cómo ese punto de inflexión en forma de segundo gol no llegó antes.

No obstante, pese a las facilidades del rival, lo cierto es que Osasuna continuó con la línea ascendente de los dos últimos partidos en casa en cuanto a juego. Volvió el mejor Roberto Torres, el mismo que destacó en el inicio del campeonato.

Además, Merino también encontró en ‘El Flaco’ Olavide la extensión de sus piernas. Juntos trenzaron pases de ensueño. Se notó el engarce entre esa tripleta en el centro del campo. No puede decirse lo mismo de la parte delantera, donde Nino, que ha levantado el vuelo tras su toque de atención en forma de banquillo ante el Oviedo, y Kenan Kodro sufren demasiados apuros para culminar. El equipo acusa esa falta de pegada y la afición confía en la llegada, por fin, de Urko Vera para solucionar el problema.

Decíamos que Osasuna comienza la segunda vuelta con los objetivos claramente definidos: el ascenso, sea por línea directa o vía promoción. Da lo mismo. El caso es llegar con vida al último partido de Liga, el del Carlos Tartiere.

Las bases están puestas. Sobre todo en defensa, que funciona como un reloj. La baja de Lotiés no preocupa, ya que los tres centrales se complementan a las mil maravillas y Tano aguarda en la recámara para cubrir cualquier imprevisto. Además, los laterales han cerrado los comentarios sobre las crisis crónicas del puesto. Oier y Javier Flaño, que merece un monumento por la temporada que lleva, han logrado acallarlos. En la recámara queda Aitor Buñuel, que ha cumplido con creces en sus apariciones.

El centro del campo y la punta de ataque dependen más de las intenciones de Martín Monreal. La apuesta que hizo ante la LLagostera, por ejemplo, con Merino escoltado por Torres y ‘El Flaco’ Olavide resulta la más creativa, y más todavía con la presencia de Alex Berenguer por delante.

Pero el técnico no parece propenso a tales alegrías. Lo bueno es que la plantilla ofrece múltiples opciones. Los resultados le han dado la razón a Martín hasta ahora, pero a partir durante toda la segunda vuelta la competencia aumentará cada partido y quedan veinte. El músculo o la disciplina táctica no deben mermar, pero la tabla clasificatoria exigirá un plus de chispa e imaginación, caso de la jugada de ‘El Flaco’ que pinchó las ruedas del ‘autobús’ de la Llagostera.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna promete y quiere cumplir