Opinión / osasuNAvarra

Osasuna aplica con éxito la fórmula de marcar sin encajar

Por José Mª Esparza 08 febrero, 2019 - 23:34

Dulces sueños los de dormir en el liderato. El técnico Jagoba Arrasate ha dado con una fórmula de éxito que no le puede fallar si los once siguen atacando y defendiendo en perfecta sintonía.

Los jugadores de Osasuna celebran el primero de sus goles ante el Sporting. en el estadio El Molinón. FOTO LA LIGA123
Los jugadores de Osasuna celebran el primero de sus goles ante el Sporting. en el estadio El Molinón. FOTO LA LIGA123

Osasuna se superó a sí mismo en El Molinón. Dictó una impecable lección de fútbol al más alto nivel. Desarboló al Sporting, manejó el partido como quiso. La victoria pudo ser más abultada por las ocasiones sumadas a base de verticalidad, velocidad y juego. Los números asustan: triunfo en Gijón 33 años después, cuatro victorias sin encajar gol o liderato provisional.  Sin embargo, lo más importante es la imagen que transmite el equipo: sólido en defensa, polivalente en el centro del campo y agresivo en la parte alta.

¿Dónde está el secreto? En Gijón quedó claro. Tanto defendiendo como atacando hubo más rojillos que rojiblancos en el área que se tratase. Cuando los gijoneses atacaban los rojillos defendían en superioridad, y lo mismo en ataque, donde el jugador con el balón en los pies siempre encontró tres o cuatro compañeros  en el área de Mariño, y a veces más. Defienden todos y atacan todos, solidaridad plena en el trabajo, con las líneas ordenadas y muy juntas.

¿Cuál es problema? De momento, ninguno. Pero puede surgir en forma de bajón físico. Queda mucho, una eternidad, y resulta francamente difícil aguantar a este nivel. En fin, ojalá no ocurra. Por lo demás, todo funciona. Le costó arrancar a Jagoba, y ahora puede presumir de extraer de esta plantilla unas prestaciones en forma de garra, ritmo, verticalidad y fútbol que ni los más optimistas imaginaban.

Además, el técnico también logra mejorar al equipo con los cambios. Por ejemplo, en El Molinón entregó el eje del ataque a Brandon. Acierto pleno. Desarboló sin balón a la cobertura asturiana, descolocó a los defensas, les llenó de inquietudes, permitió así que Rubén o los Robertos se movieran entre líneas como peces en el agua. Los sportinguistas, completamente desarbolados, no sabían qué hacer.

Antes de marcar, los rojillos ya habían descompuesto al Sporting. Salieron en tromba los asturianos, con presión y empuje, pero estas armas no sirven por sí solas ante el cuadro de Jagoba Arrasate, que necesita más argumentos futbolísticos que los suyos para ceder el control. De hecho, la primera media hora de mayor posesión sportinguista no pasó de un choque de trenes en el centro del campo sin peligro alguno.

Bastó una eterna posesión rojilla junto al área asturiana para que el Sporting se llenara de dudas y ya no se recuperara. La superioridad resultó total en estadísticas y fútbol. Solo faltó golear, para lo que ocasiones hubo de sobra. El partido corona, sin duda, la trayectoria de Jagoba Arrasate, absolutamente merecedor de alargar su contrato. Ha sabido sacar petróleo.

 


POST DATA. Al que censura se le llama censor, en castellano y en euskera (II). El departamento de Comunicación de Osasuna, además de convertir la comida anual con la prensa en otra con periodistas que quiso invitar, evitando así a medio y plumilla incómodos, también les impidió a éstos asistir a la rueda de prensa posterior.

El actual departamento de Comunicación ha superado el precedente negativo más parecido en la historia de Osasuna, cuando hace veinte años, Indar Gorri pidió marcharse de una rueda de prensa al  periodista de un medio. Recularon cuando otros compañeros se solidarizaron con él marchándose.

Este departamento de Comunicación actuó de manera todavía más sectaria que los Indar Gorri, al impedir que uno de los tres medios de comunicación de mayor audiencia en Navarra asistiera a una rueda de prensa. Tres veces pidió autorización sin resultado.

En la primera, silencio. En la segunda: “Si tienes especial interés en las palabras que pueda decir después el presidente te las pasaremos con gusto a la conclusión del acto, en castellano o euskera, como desees”. En la tercera: “No lo mereces”.

Ni los chicos de prensa de Osasuna, ni nadie, pueden imponer a un medio qué periodista debe cubrir un acto informativo. Toda una lección de cómo debe funcionar un Gabinete de Comunicación. Censurando, haciendo amigos, dando lecciones del peor talante periodístico. Esto nunca había ocurrido en Osasuna. ¡Jamás!. Ni Osasuna lo merece.

De momento, ya tenemos una cosa clara sobre el comisario político: quien censura se llama censor, en castellano y en euskera


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna aplica con éxito la fórmula de marcar sin encajar