Opinión / osasuNAvarra

Osasuna planto cara a la lógica

Por José Mª Esparza 31 octubre, 2020 - 21:25

Lo mejor es que Osasuna compitió con personalidad frente a un equipo, el Atlético, de potencial muy superior. Los rojillos tuvieron sus opciones, pero los colchoneros poseen más argumentos para imponerse.

Partido entre Osasuna y Atletico de Madrid correspondiente a la jornada 8 jugado en el estadio de El Sadar de Pamplona. MIGUEL OSÉS
Partido entre Osasuna y Atletico de Madrid correspondiente a la jornada 8 jugado en el estadio de El Sadar de Pamplona. MIGUEL OSÉS

A diferencia de la campaña pasada, sea en Madrid o en Pamplona, el equipo de Jagoba Arrasate plantó cara al conjunto de Simeone, sea en el aspecto defensivo como inquietándole ofensivamente. De hecho, pudo adelantarse en la primera mitad cuando el choque de trenes brilló con toda intensidad. Después, en el arranque de la segunda, el Cholo movió ficha para obligar a los rojillos a correr tras el balón y ahí los colchoneros se sintieron superiores. Sin embargo, pese al lastre de dos goles, Osasuna no tiró los trastos, dio confianza a Budimir y sembró cierta incertidumbre en el marcador. Desafió a la lógica.

No hubo puntos, pero creció en el equipo de Arrasate, que mira la clasificación sobre el pequeño colchón adquirido. La pena es que el desequilibrio en el marcador, es decir, el segundo gol madrileño, llegó cuando el técnico rojillo ya había planteado un segundo partido. Dio entrada a Torró, y a continuación a Barja-Torres-Budimir en lugar de Jony-Adrián-Gallego. Efectivamente, el encuentro cambió y a Osasuna jugó más fluido y eficaz. Sin embargo, pagó caro su osadía ofensiva.

Al Atlético, que gozó infructuosamente de infinitas ocasiones tras el descanso, cuando se erigió en dominador del choque, no le importó ver cómo Osasuna quiso revertir el juego. Aceptó el reto de retroceder a condición de moverse como pez en el agua donde más le gusta, el contragolpe, hasta el punto de afear excesivamente el marcador para el cuadro navarro, que no mostró con su juego un comportamiento tan desequilibrado a lo largo de los noventa minutos.

Claro que el Atlético reúne mayor calidad en su plantilla, lo cual le permite variar su juego de manera significativa a lo largo de un partido más que, por ejemplo, un Osasuna que además todavía se encuentra mermado de efectivos. Simeone retocó mínimamente sus piezas para pasar de un juego basado en la presión a otro dominador, y terminar a la espera del contragolpe. De la misma manera, pudo corregir errores como el desfase que sufrió en la banda izquierda durante la primera mitad o la carencia de un nueve de referencia. Nada qué ver con la situación de Osasuna.

El conjunto navarro jugó con intensidad, entrega, orden y cuantas virtudes se quieran, pero es quien es. Sus pases salían mordidos, le resultada francamente difícil ganar balones divididos o enlazar una combinación larga. Y se fatigó mucho más. No es lo mismo imponerse a base de calidad que de esfuerzo físico, que lógicamente pasa una factura más cara.  Tampoco es lo mismo tirar al palo como Joao Felix o que mandar un remate de cabeza a las nubes a medio metro de la red.

De todas formas, es preciso insistir en ello, Osasuna no quedó reflejado en el resultado. Un 1-2 expresaría mejor lo visto sobre el terreno de juego. Volvieron Torró y Moncayola, apareció Budimir y conectó con Roberto Torres, Jony sigue hacia arriba, Adrián aporta variables… La derrota frente al Atlético apunta detalles para ganar en confianza en la particular Liga que juega Osasuna para alcanzar la permanencia. Ante el Atlético de Madrid lo lógico es eso, que se imponga la lógica.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna planto cara a la lógica