• miércoles, 25 de mayo de 2022
  • Actualizado 19:44

 

 
 

Opinión / osasuNAvarra

Laura Pérez ¿presidenta?

Por José Mª Esparza 22 diciembre, 2015 - 8:25

Más allá del varapalo al nacionalismo, la primera lectura de estas elecciones en Navarra es que solo el populismo indefinido de Podemos puede sacar pecho. Los demás lavan sus miserias a escondidas.

Todos los partidos buscan tras unas elecciones su lectura interesada de los resultados. Siempre hay ganadores, sin duda que Podemos, y también perdedores claros, caso de los nacionalistas de Geroa Bai y Bildu, pero a partir de ahí nadie quiere darse por aludido en cuanto a resultados incómodos, y los hay por doquier. La entente UPN-PP, por ejemplo, se ve muy satisfecha con dos diputados y tres senadores cuando contaban solo con uno, por ser la lista más votada, y viendo que los partidos del cuatripartito suman menos votos que el resto. Pero, ojo, han perdido cinco mil votos con respecto a los comicios de Mayo. Están por debajo de aquellos pésimos resultados. Toca reflexionar.

Quien no se consuela es porque no quiere. Los nacionalistas contrarrestan con que se ha votado en clave estatalista, pero obviaron ese mismo argumento en 2011 cuando lograron dos escaños, y se votó con el mismo código. Ya veían que estas elecciones resultaban especiales en Navarra y Cataluña, y así hay que admitirlo.

El fracaso nacionalista, es decir, de los dos partidos que controlan el Gobierno de Navarra, resulta obvio en el Congreso y sonrojante en el Senado. Amargo. Y más para Geroa Bai, que se ha gastado lo que no está escrito para sacar adelante el apellido Martínez, el de Koldo, y no lo ha conseguido. De ‘defender Navarra’, nada. El más tonto veía, por ejemplo, que han esperado al día después para anunciar la congelación del PAI. Respecto a Bildu, extiende su fracaso a Euskadi, donde también bajan y mucho sus incondicionales. Puede quedar fuera del espacio y el tiempo si no evoluciona.

En cambio hay otros fracasos dulces, caso del PSN. Concurrió con absolutamente todo en contra por la derecha y la izquierda, en pasado, presente y futuro, por fuera y por dentro… y salió más que airoso. Perdió votos, pero conservó su diputado contra viento y marea. Sin duda, una buena noticia para Navarra, que sigue necesitando un PSN fuerte. No pueden decir lo mismo los de IE-UP, cada vez más cerca de la extinción, si un cambio de la ley electoral no les da vida.

Por supuesto que estas elecciones traían novedades, también en clave foral, con la presencia de Podemos y Ciudadanos. Que se lo pregunten a UPN-PP, que perdieron 25.000 votos con respecto a 2011, justo los que ha obtenido aquí y ahora la formación de Albert Rivera. Al partido mayoritario de Navarra le ha salido un nuevo competidor, aliado frente al nacionalismo pero rival en las urnas, algo que le también le obliga a otra reflexión.  Los ‘ciudadanos’ ni siquiera han hecho aquí campaña, han emergido por pura inercia nacional, de acuerdo, pero ya han llegado.

Tampoco ha hecho mucha campaña Podemos, que trajo a Monedero, el único de sus primeros espadas que han escondido en España, han pegado cuatro carteles en los contenedores, y poco más. Pero han sabido burlar la estrecha vigilancia de Adolfo Araiz o provocar la ira de Uxue Barkos manifestándose en las puertas de Palacio a dos días de los comicios. Se han beneficiado de la dialéctica del ‘Coletas’,  y la desarrollan con eficacia aquí sin decir nada más allá del enunciado de grandes principios universales. Pero, ojo, tienen once mil votos más que los otros tres partidos del cuatripartito juntos.

Si Uxue y Adolfo fueran coherentes con el sentir del pueblo, ofrecerían la presidencia de su Gobierno a Laura Pérez. Se la merece, sin duda. Se la ha ganado. Otra cosa es que la acepte. De hecho, Pablo Iglesias ya ha puesto unas líneas rojas para evitar la llamada de Pedro Sánchez. No quiere ni hablar de poder. Resulta más cómodo revolver y pontificar sobre la nada. No obstante, si al menos estos resultados le animaran a Laura Pérez a pensar por sí misma, no al dictado del perdedor Adolfo Araiz, habrían merecido la pena.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Laura Pérez ¿presidenta?