• domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 11:12

 

 
 

Opinión / osasuNAvarra

A Arrasate se le acaban las ideas

Por José Mª Esparza 06 diciembre, 2020 - 21:37

No importa tanto el hecho de que Osasuna no llegara a entre los tres palos de Joel durante todo el partido tanto como la sensación de agotamiento que mostró el equipo, caído ya a los puestos de descenso.

Partido entre Osasuna y Betis, correspondiente a la jornada número 12, jugado en el estadio de El Sadar de Pamplona. MIGUEL OSÉS
Partido entre Osasuna y Betis, correspondiente a la jornada número 12, jugado en el estadio de El Sadar de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Aunque el partido se alargara una hora más, Osasuna no habría marcado gol ni de penalti. Es uno de los dichos del fútbol, tópico si se quiere, pero no por ello menos verdad. Los chicos de Arrasate quisieron, lucharon, lo intentaron por todos los medios, pero nunca pudieron. A todo lo más igualaron a un Betis que también demostró sus horas bajas, pero que a diferencia de los rojillos llegó a portería y mostró mayor clarividencia ante los tres palos que custodia Sergio Herrera. Un fiasco en el año del ‘centenario’ que enciende todas las alarmas. El club cae a puestos de descenso en un día marcado por la elección de los socios compromisarios, cuestión que en la que hoy tampoco voy a entrar.

Me da pena el equipo. Lo veo físicamente cansado, dejándose la piel en cada jugada, pero sin esperar resultados. Sin duda, los jugadores están implicados. Son casi los mismos que levantaron tantos aplausos la pasada campaña, pero su comportamiento no es igual. No caminan con la misma alegría, ni llegan con fuerza ni parecida, ni siquiera se les ve similares dosis de confianza. Parecen agotados (la plaga de lesiones puede indicar algo), sin confianza individual ni colectiva, cumplidores y entregados, pero sin el ánimo de llegar a nada. De hecho, ante el Betis no inquietaron a Joel. Los andaluces no pasaron un apuro. Su victoria pudo resultar abultada pero nunca inmerecida.

Los béticos, también en cuadro, lo intentaron de todas las formas, incluso al patadón y tente tieso como su rival, pero al menos variaron, persiguieron, con las ideas menos confusas, y llegaron. Al contragolpe, pero leyendo mejor el partido. Jugaron mejor sus bazas, supieron adaptarse a un partido espeso, duro, táctico, difícil y definieron a la contra. Por su parte, Osasuna se quedó en el mero intento a no se sabe exactamente qué. Quizás pura impotencia, que es lo que más preocupa, la falta de ideas para regresar a un rejuvenecimiento anímico, a la identidad de lo que este equipo fue y ya no se le ve.

Faltan efectivos lesionados, demasiados (algo que tampoco se ha analizado lo suficiente y, menos todavía, por las notas de prensa oficiales del club), y sobre todo falta el público, la afición, motor y calor de este equipo, pero eso les ocurre a todos los demás clubes y así el Cádiz gana al Barça con quien Osasuna recién acababa de hacer el ridículo. De acuerdo que estamos en una Liga alocada y para locos, pero a nadie escapa que a algunos les va mejor que a otros, caso de Osasuna, ahora en puestos de descenso.

Oier de suplente, recuperado con urgencia en el descanso, y Enric Gallego de titular, cambiado un poco después para no dejar en evidencia su escasa relevancia. Otro vaivén en los diferentes proyectos que Jagoba Arrasate plantea en la alineación inicial, y sobre todo en la segunda propuesta durante la segunda mitad, hasta ahora ganadora o al menos protagonista, e irrelevante en estos momentos. Su equipo lleva cinco partidos insuficientes, seis incluida la patética victoria ante el Bilbao. Es hora de replantear el ‘centenario’ destino.

Aquellos pases endiablados en corto, los cambios de juegos continuos, de lado al lado del campo, los ataques de medio equipo en bloque o las defensas de diez futbolistas al unísono ahora resultan dolorosos recuerdos de un tiempo pasado que fue mejor, borrados a base de patadones. A esto hemos llegado, poco a poco, sin que nadie ponga freno, algo de lo que no puede culparse a una plantilla disciplinada como pocas, pero un año más mayor y a la que se le renueva para el futuro en progresión geométrica. Es cuestión de ideólogos a los que, efectivamente, les faltan ideas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
A Arrasate se le acaban las ideas