Opinión / Analista político.

El baile político de la XII legislatura comienza a ritmo de Yenka

Por José Luis Heras Celemín 21 julio, 2016 - 9:10

En la actualidad política del momento aparece, y no muy desdibujado, el ritmo conocido de “La Yenka”: izquierda, izquierda, derecha, derecha, delante, detrás, un, dos, tres.

Pero sin la alegría inicial de los hermanos Kurt que la crearon (Charlie y Johnny), ni el ímpetu que imprimió el músico Rafael Trabuchelli, allá por los años sesentayalgunos: ¡¡YENKA!!

El ritmo de hoy surge cansino y timorato, quizá hasta medroso, entre interrogantes minúsculos que apenas si se perciben a la hora de la siesta de un día asfixiante de verano, junto al Palacio de las Cortes que está en la Carrera de San Jerónimo de Madrid: ¿yenka?, ¿izquierda?, ¿derecha?...

Interrogantes que quedan ocultos, como agazapados, entre los hechos que se convierten en noticias, cuando comienza la legislatura con la formación de las Cámaras Legislativas y el reparto de poder en ellas: En la Mesa del Congreso de los Diputados, que es el órgano rector de la Cámara Baja (Art. 30.1 del Reglamento del Congreso). Y en la Mesa del Senado, que hace lo propio en la Cámara Alta (Art. 35 del Reglamento del Senado)

Todo lo que ha ocurrido en torno a la formación de las Mesas es importante. Lo es la participación en ellas (9 miembros en la Mesa del Congreso y 7 en la del Senado) por las capacidades de poder que se otorgan a los grupos políticos respecto al Poder Legislativo. Pero también es importante porque el reparto es la parte conocida de unos acuerdos, globalmente desconocidos, que han de ocuparse de algo más complejo e importante: La formación del Poder Ejecutivo que se ha de encargar del Gobierno Nacional de la Legislatura. La dinámica legislativa inmediata de las Cámaras. Y un largo etcétera en el que no son ajenos los repartos de puestos y los intereses de grupo y personas. 

Por eso, todo lo que hay alrededor del comienzo de la Legislatura es motivo de atención. Citemos algunos casos para, por una parte, dejar constancia de ellos como hechos históricos de historias pequeñas, a veces simples historias personales; y para, por otra, señalarlos como hitos indicadores de un futuro del que ya se atisban algunos contoneos propios de “la yenka”:

- Actividades de los equipos negociadores de las formaciones políticas, públicas o no, ocupándose de temas generales, puntuales o “flecos privados para trueque y cierre”.

- Forma de las negociaciones, según dos modelos: Los llamados “Voceras novatos”. Y los negociadores eficaces, silenciosos, de las escuelas clasicas: gallega, vasca, navarra, aragonesa, de centro, catalana, castellanas, extremeña, andaluza, insulares...

- Personas que componen los equipos que negocian, algunas desveladas y otras sospechadas en los partidos políticos: PP (Rajoy, Soraya, Arenas, Cospedal...), PSOE (Equipo de la Legislatura anterior, más Pedro Sánchez, Luena, Patxi López...), Coalición Podemos (con acentos regionales, mareas; e individualidades: Iglesias, Bescansa, Errejón, Montero...). Ciudadanos (Rivera, Villegas, Prendes, Girauta...) ERC, CDC, PNV, CC, ...

- Cuentas y repasos de votos emitidos, secretos, y algunos extraños. Origen de declaraciones airadas. Y motivo de rumores que van desde “El temor a decir lo que se ha votado”, hasta “La jugada tramposa de prestar votos sin consulta para confundir y conseguir beneficios inmediatos”.

- Disensiones en la Coalición Podemos, puestas en evidencia al acatar la Constitución los miembros de Compromís o En Marea, con sus compañeros “rozando nudillos doblados” para sustituir el sonido de las palmas. Y con los aplausos atronadores (alguien sabrá por qué) a una Tania Sanchez exultante.

- Pablo Miguel Iglesias, al que alguien asoció a la intención “Pamí” (Pa-M-I), que, una vez más impuntual, llegó tarde.  

- El bebé de Bescansa ha crecido, no ha menester de pecho como en la legislatura pasada y propicia que en la Coalición, con su ausencia del Hemiciclo, recuerde la originalidad perdida.

- Las votaciones de CDC existen a la vez que: Un “no derecho” a grupo Parlamentario propio en el Congreso. Homs y Mas ante la administración de justicia. Y posturas del PP, acaso transigentes y secretas, con consultas, referendum y compulsas.

- Los votos del PNV, posteriores al recibo del puesto en una de las Secretarías de la Mesa del Senado.

- Algunas declaraciones: “Nosotros no participamos en esta farsa”, de Joan Tardá sobre las votaciones de su grupo. “Esto es más teatro, me siento mucho más cómodo”, del cómico Felisuco, tras votar y convertirse en diputado Félix Álvarez. “No nos resignamos, otro gobierno es posible”. “Alguien tendrá que vestir al muñeco” (del PSOE)


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El baile político de la XII legislatura comienza a ritmo de Yenka