Opinión / Profesor de medicina Preventiva y Salud Pública. Exparlamentario Foral y exsenador por Navarra.

¿Dónde están los derechos forales de Euskadi?

Por José Javier Viñes 14 noviembre, 2016 - 8:00

En la última intervención del portavoz del Partido Nacionalista Vasco, Aitor Esteban, durante el debate de investidura del Presidente Mariano Rajoy, quiso darle una triple  lección de doctrina separatista vasca al candidato.

Lo hizo explicándole que Euskadi es distinta jurídica y constitucionalmente a las otras comunidades autónomas, que Euskadi es una Nación y que Euskadi tiene derechos forales. Falsedad sobre falsedad; mentira sobre mentira; inventos del ideario separatista porque si no se cree diferente jurídicamente a las otras comunidades autónomas, el proyecto independentista descarrilla. Ni Nación, ni fueros: solo ansiedad independentista. Y así una y otra vez que de tanto repetirlas pretenden que se conviertan en verdad.

Euskadi, País Vasco y Euskalherria nacen como concepto jurídico y político en el Estatuto de Guernica gracias a la Constitución Española de 1978. Para nacer como Comunidad Autónoma, los partidos vascos, en especial el PNV, tuvieron que renunciar a los regímenes forales de los territorios de Álava Vizcaya y Guipúzcoa para dar paso al Gobierno Autonómico, superior, de Vitoria, lo que les daba más opciones al camino independentista que los regímenes forales. La ambición separatista sacrificó a los territorios forales par acuñar algo nuevo, el Gobierno único de Euskadi de Vitoria, más próximo a sus objetivos como era el iniciar una “nacionalidad” con un Estatuto de Autonomía.

Sacrificaron el fuero de los territorios históricos porque el fuero les estorbaba para sus ambiciones separatistas; porque el fuero, en su esencia, es un pacto, claro que sí, pero no entre iguales sino de un territorio “aforado”, limitado, a un marco superior, en concreto la Unidad Constitucional, como lo exige la Ley de Confirmación de Fueros de los territorios vascongados y de Navarra de 1839. Por ello ser una nación y a la vez que esta tenga derechos forales pactados con el otro es una contradicción. Por ello la foralidad vascongada hubiera sido el mayor antídoto del separatismo vasco para crear la nación vasca.

Pero la mayor mentira, no conceptual sino jurídica, del sr. Esteban, diputado separatista vasco del PNV, es cuando alega la Disposición Adicional Primera aplicando para el nuevo Euskadi los derechos históricos forales de Álava Guipúzcoa y Vizcaya, derechos que de tenerlos lo serían entre los territorios provinciales con el Gobierno Central, no con el Gobierno de Vitoria. Por eso les estorbaban, ya que si se reclamaban derechos forales históricos el Gobierno Vasco y el Estatuto Vasco y el Gobierno autónomo vasco no podían nacer. Tan esto es verdad que, en la Constitución de 1978, no tuvieron más remedio sino que se suprimieran los Fueros de las provincias vascongadas de Álava Guipúzcoa y Vizcaya. Y así fue incluido en la Disposición Derogatoria de la Constitución. Y así quedó para quien quiera verla, leerla y entenderla.

Bien lo sabe, todo ello, el sr. Esteban quien dijo al sr Rajoy que su falso deseo de pacto foral bilateral,-de igual a igual-, no lo plantea por lo que digan las leyes, -Estatuto y Constitución-, ni por la seguridad jurídica del Estado de Derecho, sino que va mas allá: por “el espíritu” que significan los derechos forales que es más que el concierto económico: “es el pacto”. Espero que Rajoy no pique porque repiten últimamente tantas veces que Euskadi tiene fueros, y que el fuero es pacto entre iguales que repetida la falsedad miles de veces, al final se lo crean y le engañen como ya lo hicieron a la UCD.

A ello voy. El Estatuto de Guernica tiene una peculiaridad con respecto al resto de comunidades, bien cocinada cuando más ruido había, para incluir en el Estatuto de Guernica, de manera novedosa y “por voluntad política” no por derecho, en 1979, los conciertos económicos entre el Estado con las provincias vascongadas, como un instrumento de carácter administrativo y no pactado. Hábilmente manejado colaron que el nuevo ente político, denominado indistintamente Euskadi, País Vasco o Euskalherria en el Estatuto de Guernica, que aplicaban los derechos históricos, -que habían sido derogados-, cuando en realidad era una concesión pos constitucional.

Más tarde vieron que no eran suficientes estos conciertos administrativos de bajo nivel jurídico y consiguieron de Zapatero que les concediera que los conciertos administrativos, de las provincias, fueran blindados por Ley del Parlamento Vasco, lo que naturalmente concedió. O sea que los conciertos de las provincias vascongadas y su blindaje son posteriores a la constitución de 1978 y nada que ver con los derechos históricos de los territorios forales que sólo hay uno: Navarra. Euskadi, ni nación, ni derechos forales; apáñense, como lo hacen, y muy bien, sacando siempre ventaja para su Comunidad Autónoma. Pero no sigan mintiendo ni engañando.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Dónde están los derechos forales de Euskadi?