Opinión / Políticamente incorrecto

Esos "chicos normales" de Alsasua

Por Jorge Valencia 19 abril, 2018 - 9:02

Todo empezó aquella noche de octubre del 2016. Dos Guardias Civiles y sus novias recibieron una paliza en un bar de la localidad de Alsasua por parte de un grupo de violentos  que los mandó al hospital.

Juicio a 8 jóvenes de Alsasua por dar una paliza a dos guardias civiles y sus novias en 2016 en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares. PABLO LASAOSA
Juicio a 8 jóvenes de Alsasua por dar una paliza a dos guardias civiles y sus novias en 2016 en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares. PABLO LASAOSA

Según uno de los familiares de los detenidos en vísperas del juicio por aquella agresión, “es evidente que no son terroristas, son chavales normales”. 

Pues miren señores, no.  Los “chicos normales” no se dedican a apalear guardias civiles, al menos en el mundo civilizado. Quizá  en el infierno en que los radicales han convertido algunos lugares del País Vasco y Navarra el pasatiempo habitual de los “chicos normales”  sea amenazar a quien no piense como ellos, quemar muñecos de guardias civiles, insultar  o aterrorizar a todo aquel al que consideran “fascista” (es decir, a todo el que no piensa como ellos).  

Quizá el “tiro al facha” que se organizó por ejemplo en la localidad de Etxarri Aranatz el pasado verano sea el deporte normal de los “chicos normales” durante las fiestas patronales.

Pero siento decepcionarles. Más allá de su aldeanismo cerril y xenófobo, en el mundo de las personas normales, éstas se divierten y disfrutan de su libertad respetándose los unos a los otros. Y si alguien te cae mal o representa una institución que no te gusta, no le partes la cabeza. No es costumbre por regla general, vamos.

Ahora los detenidos y sus familias piden “justicia”, al comprobar los años que les pueden caer por el delito que cometieron. En realidad, pueden dar gracias de que sus familiares vayan a ser juzgados por un tribunal de un Estado de derecho, porque con todos los defectos y aspectos mejorables de nuestra justicia, esos energúmenos tendrán, como debe ser, un juicio justo y con todas las garantías democráticas.

Entre otras cosas porque aquellos a quienes apalearon y todos sus compañeros de la Guardia Civil llevan muchos años defendiendo la ley y el Estado de Derecho sin achantarse ante agresiones como la de Alsasua.

Personalmente me he cansado de repetirlo, pero habrá que hacerlo una vez más visto lo visto. Aquello no fue una “pelea de bar” o una trifulca. Dos no se pelean si uno no quiere. Sin embargo, si te quieren agredir, te agreden aunque uno no quiera.

Y eso es precisamente lo que ocurrió en Alsasua. Tampoco fue una agresión casual, sino que iba intencionadamente dirigida a un cuerpo de seguridad del Estado. Fue uno más de los numerosos episodios que se vienen sucediendo contra las fuerzas de seguridad del Estado en muchos lugares del País Vasco y Navarra para amenazar y aterrorizar a sus miembros y sus familias con el objetivo de expulsarlos cual perros (como ellos les llaman) y hacerles abandonar esos municipios por miedo físico a seguir viviendo allí.

Esto es a lo que hay que atenerse para entender por qué la Audiencia Nacional considera esta agresión delito de terrorismo. Pueden parecerles muchos años de prisión, pero ¿por qué no lo pensaron antes de salir a dar palizas?. Lo que no podemos hacer es pasar por alto esto como si fuera una travesura sin importancia cuando está en juego la propia democracia.

Pero aún más grave que todo esto es que tanto el Gobierno de Navarra presidido por Uxue Barkos y el ayuntamiento de Pamplona, en manos de Bildu, se manifiesten por los derechos  de los detenidos (ya garantizados en un Estado democrático) y se nieguen a participar en la manifestación convocada por Covite y otras asociaciones en apoyo a las víctimas de la agresión.

Si quedara algo de dignidad en los partidos que los sustentan en el poder, mañana habría una moción de censura en ambas instituciones, pero de momento estos se han sumado a las manifestaciones de apoyo a los agresores. Queda saber si queda algo de dignidad en los ciudadanos navarros en las próximas elecciones.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Esos "chicos normales" de Alsasua