Opinión /

Tabarnia is not o is it

Por Jorge Tudanca 03 Enero, 2018 - 9:35

Resulta curioso comprobar cómo el nacimiento de Tabarnia, una parida que en principio no tiene más recorrido que el de provocar cierta diarrea mental en sus detractores, ha sacado a relucir las vergüenzas de los portadores de las células madre de la democracia.

El mapa de Tabarnia.
El mapa de Tabarnia.

Ellos son los puros, los demócratas ungidos por Clístenes de Atenas, los portadores de las células madre de la democracia, los a la postre guardianes de la quinta esencia de la tolerancia, la libertad y el respeto.

A estos seres únicos, portadores de la verdad absoluta aunque la misma se sustente en la falsedad mas radical, no les ha faltado tiempo para poner de manifiesto y advertir a los inadvertidos que eso de Tabarnia es un monstruo antidemocrático inventado por unos fascistas (como no), que lo único que pretenden es subvertir el sistema, romper la sociedad y saltarse la legalidad vigente (la que sea, pues cada uno de los antes mentados tiene la suya propia, pero eso si Tabarnia se las salta todas).

Y digo que es curioso que, ante un invento surgido en la red que lo único que ha generado ha sido eso, entretenimiento social en la nube y algún que otro eructo mental en la cabeza de alguno, los auto-considerados padres y madres de los valores democráticos hayan salido en tromba para advertir al pueblo de lo malísimos que son los inventores y promotores de Tabarnia, cuando esos mismos son los que ante los intentos de gestación de la abortada y mal parida Republica Catalana, se han dedicado, no ha advertir de los males que dicho engendro generaba, sino mas bien a todo lo contrario, a cebar al cerdo para ver si al final lo hacían reventar y se llevaban por delante la convivencia de los españoles, (lo de romper España lo dejamos para otro día no vaya a ser que por defender su unidad algún bien pensante elevado a la categoría de ignorante cum laudem me tache de fascista).

Pero no, lo preocupante no era que una manada de intolerantes se saltaran la Constitución, nooooo, ni que una manada de radicales pisotearan los derechos de los que no piensan como ellos, nooooo, ni que una manada de extremistas montaran una bufonada secesionista justificada en un simulacro de referéndum, noooo, ni que para conseguir todo eso se utilizaran recursos públicos y se intentaran buscar aliados allende los Urales, noooo, eso no es nada.

Eso son pelillos a la mar, eso es salud democrática, va usted a comparar esas manifestaciones de democracia y libertad en estado puro con las terribles consecuencias que acarrearía Tabarnia, no hombreeee noooo. Lo grave de todo esto, lo preocupante, lo que ha generado que más de 3.000 empresas abandonen Cataluña, entre otros efectos nocivos, ha sido Tabarnia, la gran mentira, no les quepa a ustedes la mas mínima duda.

Todo lo demás han sido manifestaciones populares cargadas de talante democrático, de veracidad, que lo único que buscaban era el Edén en la tierra, promovidas, alentadas y provocadas por personajillos que desde su “talante valiente y democrático” se han dedicado a sembrar el supremacismo, la radicalidad, la xenofobia y el odio a los españoles, eso sí presentado tan repugnante producto envuelto en el amable papel de la revolución pacífica de las sonrisas, ocultando que la sonrisa a la que se referían era a la del sádico malnacido y olvidando que la ausencia de violencia no solo implica el no uso de la fuerza física.

Postulado pacifico-sonriente que evidentemente les ha empujado a fotografiarse con grandes “sonreidores” como por ejemplo Arnaldo “el pacifico” y a buscar apoyos en grupos “pacíficos” de la ultraderecha belga (que por lo que se ve al ser belga ya no es tan ultraderecha o por lo menos es una ultraderecha “pacifica” que por lo que se ve les mola).

Por último no puedo olvidarme de todos aquellos que rechazan el movimiento del que surge Tabarnia, “Barcelona is not Catalonia”, por considerar, hablando en serio, que el mismo no tiene un pase, lo cual incluso lo puedo compartir por los mismos motivos que no tiene un pase el “Catalonia is not Spain” y demás “…. is not Spain” que tanto gusta y re-gusta a determinados sectores sociales y políticos de esta tierra.

Expectante quedo ante la evolución de Tabarnia, la cual puede llegar a convertirse en la cuna de los Países Españoles integrados por las regioneshistoriconacionales e incluso por las regionesnohistoriconacionales y si usted me apura por las noregionesnacionalessinhistoria que visto lo visto, ya cualquier cosa. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Tabarnia is not o is it