Opinión / Desde la Estafeta

Velocidad

Por Jimi Jiménez 12 Julio, 2018 - 8:39

Vosotros ustedes (como dicen por el sur) se tomarán a guasa estas crónicas y jiji jaja pero vamos camino, a muy corto plazo, de que vivamos un encierro en el que haya toros que lleguen a los corrales de la Plaza de Toros ANTES que los corredores.

Sexto encierro de San Fermín 2018 con la ganadería de Jandilla en la bajada al callejón. MIGUEL OSÉS
Sexto encierro de San Fermín 2018 con la ganadería de Jandilla en la bajada al callejón. MIGUEL OSÉS

En serio. Este jueves los Victoriano del Río se han vuelto a plantar en el albero pamplonés en apenas dos minutos pero si nos tenemos que quedar con una imagen de la carrera de esta mañana me quedo con ese momento de la Curva de Telefónica en el que un burel se ha asomado a los hombros de dos despistados que, lógicamente, se han llevado un susto morrocotudo. Nivel WHTF?!!! Si son guiris, que es muy probable.

Total, que junto a la velocidad el otro dato llamativo del antepenúltimo encierro ha sido la reaparición de nuestra amiga la lluvia. Unas goticas que, caídas en su justo momento, han mojado el suelo lo suficiente como para que los bureles de Victoriano, que no venían montados en el tren bala, no ¡ojo! ELLOS eran el tren bala!!! pues eso se han resbalado y han perdido las manos.

Así ha ocurrido en el tramo de Santo Domingo y al final del Ayuntamiento e inicio de Mercaderes. ¿Y qué ha pasado? Pues lo de siempre, bichicos que pierden las manos pero inmediatamente se recoincorporan a la carrera. Noblotes hasta decir basta. Ni un gañafón ni una mala mirada. Ná de ná.

Y así entre suelo mojado y alta velocidad ha transcurrido este encierro del día 12. Total que nos plantamos a 72 horas del Pobre de Mí con un único herido por asta de toro. Vamos unos números que, como nos recuerda el maestro Solano todas las mañanas, no se producían desde el año 1984. Vamos ayer mismo.

Con estos datos en la mano no se sabe si darle un premio  al corredor canadiense que se ha llevado en carne propia el recuerdo de los bureles que corren por nuestras calles o, directamente, aplicarle el castigo que se realizaba en el antiguo oeste: desnudarle, aplicarle aceite por todo el cuerpo y ducharlo en plumas de gallina para escarnio púbico...

Pero no demos ideas que, si nos ponemos en plan "tengo idea loca" alguno ya ha propuesto cambiar los toros por... ¡Velocirraptores! Ya se sabe. Hay gente ¡pa tó! ... En fin.

Te puede interesar

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Velocidad