Opinión / Desde la Estafeta

Piratas

Por Jimi Jiménez 10 julio, 2016 - 11:25

Los toros de Pedraza de Yeltes han protagonizado el encierro "Lo que el ojo no ve" porque "lo más sustancioso" ha quedado al final, en el Callejón y en el quirófano de la Plaza de Toros.

Estamos a mitad de ciclo y ya podemos sacar varias conclusiones de los encierros 2016. La primera y fundamental que, a diferencia de otros años, los toros han venido a un ritmo que ha permitido a los mozos correr sin agobios delante de las astas.

Por el momento, las contrarrelojes por equipos que eran los encierros con todos (mansos y toros agrupados) y queriendo arañar un segundo más no han hecho acto de presencia en este abono.

La segunda, que en las cuatro carreras ha habido, lamentablemente, heridos por asta. En el caso de los novedosos Pedraza de Yeltes se han hecho esperar porque ha sido en la parte final del callejón y los dos damnificados han sido operados en el quirófano de la Plaza de Toros.

De los dos, uno de ellos se llevará una bonita herida de doce centímetros superficial (a Dios Gracias) en el cuello que bien podría servirle para actuar como doble de alguna película de piratas de la mala pinta que tenía al principio y que sólo ha quedado ahí.

Con lo que yo creo que en nuestro afán por actualizar y adaptar las frases tradicionales a la realidad de San Fermín podríamos lanzar la idea de cbuar la alegre expresión de "hasta el rabo todo es toro" por "hasta que entre el último toro a corrales, todo es encierro". No les parece?


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Piratas