Opinión / Desde la Estafeta

Diligente

Por Jimi Jiménez 13 julio, 2019 - 8:31

La segunda acepción de la RAE define el adjetivo diligente como “pronto, presto, ligero en el obrar”. Pues no hay mejor resumen para el penúltimo encierro de los Sanfermines 2019. El encierro de Diligente.

Los toros de la ganadería de La Palmosilla, de Tarifa (Cádiz), a su paso por la calle de La Estafeta, durante el séptimo encierro de los Sanfermines 2019.- EFE/Villar López
Los toros de la ganadería de La Palmosilla, de Tarifa (Cádiz), a su paso por la calle de La Estafeta, durante el séptimo encierro de los Sanfermines 2019.- EFE/Villar López

Bueno, pues lo que tanto queríamos ha llegado en la penúltima carrera. Es decir, toros en cabeza desde el mismo inicio y marcando el ritmo del resto de los hermanos. Cabe señalar aquí el bajón de los cabestros, que llevan dos carreras que no la huelen. ¿Pájara? Tal vez.

La verdad es que desde que se retiraron Messi y Ronaldo (¿el ganadero no sabe que Osasuna es equipo de Primera para buscar otros nombres más acordes con el sentir futbolero mayoritario la ciudad?), la realidad es que los mansos se han difuminado. No diré eso tópico de “ni están ni se les espera”, pero casi.

En todo caso, como hemos contado, desde el primer chupinazo, Diligente ha tomado la delantera y se ha marcado una carrera en solitario que se ha extendido casi hasta el final de la calle Estafeta, donde, por cierto, hoy se han podido disfrutar aquellas carreras mano-a-mano entre mozos y bureles que tanto echábamos de menos.

Hay que destacar en este apartado la protagonizada por un mozo que ha aguantado muy bien el ritmo de la torada hasta la mitad de la Estafeta, cuando ha quedado atrapado entre las astas de Diligente y uno de sus hermanos, lo que le ha llevado a trastabillar y ser pisoteado por los de La Palmosilla, debutantes en la plaza.

A partir de ahí, como decimos, el resto de la carrera ha sido un visto y no visto, porque, una vez más, hemos sido espectadores de un encierro rapidísimo, ya que los toros procedentes de Tarifa han completado el recorrido en apenas 2:13.

De nuevo, los toros han llegado a la plaza por debajo de los dos minutos, auténticas locomotoras de carne, pese a que hoy era el típico encierro de fin de semana abarrotado de público.

Y todavía falta la Miurada para mañana, pero eso, como siempre, será otra historia. ¡A disfrutar, que esto se acaba!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Diligente