• jueves, 01 de diciembre de 2022
  • Actualizado 23:01

Opinión / Opinión

Osasuna - Valencia: los partidos no se ganan solo corriendo mucho

Por Jesús Corera 08 octubre, 2022 - 18:27

Después del gran partido en el Bernabéu, la pregunta era clara: ¿nos perderá la euforia de nuevo? Pues sí, esta vez incluido Jagoba.

Partido de La Liga Santander entre Osasuna y Valencia disputado en el estadio de El Sadar. IÑIGO ALZUGARAY
Partido de La Liga Santander entre Osasuna y Valencia disputado en el estadio de El Sadar. IÑIGO ALZUGARAY

La plantilla que tiene el entrenador a su disposición, le permite iniciar los encuentros con muchos jugadores a su disposición y decidió que los que jugaron en Madrid repitieran, pero cada partido es distinto y requiere nuevas orientaciones, nuevas motivaciones y quizás diferentes jugadores. Ahí falló Jagoba, aunque es fácil decirlo después de ver lo sucedido.

Con un planteamiento inicial de 4-2-3-1, unos comienzos esperanzadores y la ocasión de Kike, se acabó todo por que el Valencia fue tejiendo su tela de araña en el centro del campo no dejando maniobrar a los Torró y Moncayola además de tapar muy bien la llegada de balones a Moi, Aimar y Abde. Si a esto añadimos que los Ches tienen un buen manejo de balón, que se apoderaron de él, del campo y del gol, está dicho todo. Con el resultado a su favor todavía lo hicieron mejor, no sabiendo los rojillos por donde les daba el aire.

El partido me recordaba a los de la temporada pasada en casa: balones a Kike; además de contar con una defensa descoordinada en sus movimientos, un Aridane que parecía un novato, Nacho desconocido especialmente en los controles de balón y una gran cantidad de errores en las entregas, está todo dicho: estamos ante un equipo desconocido.

Creo que lo que más faltó fue tranquilidad desde el comienzo, tomar seguridad en los pases y dejar que transcurra el tiempo con el fin de no cometer errores y que el contrario no se adelante en el marcador, pues esto es lo que marcará la dinámica de lo que falta de partido.

Los cambios en el descanso no me sorprendieron, pero faltó en el vestuario un cambio de dinámica de juego sobre la posesión del balón, pues todo siguió en la misma línea. Creo que con los puntos que tiene el equipo debe tener más paciencia y no temer que los partidos terminen con empate a 0.

El segundo gol que le hacen a Osasuna es de chiste, ya que tocan el balón 5 rojos en 10 metros cuadrados y nadie es capaz de despejar (en este momento sí me acordé de David García). El capítulo de los penaltis, lo he dicho muchas veces, el entrenador decide quién tira, pues cada momento del partido es diferente y la mente y el cuerpo de los jugadores va a una con el encuentro: ¿estaba ansioso Chimy por hacer gol? ¿no nos dábamos cuenta que quería estar en todos los sitios del campo? Incluso tirar el córner y rematarlo; cualquiera del equipo que esté más tranquilo lo puede tirar.

De todas formas, este partido tiene un análisis muy enriquecedor desde cualquier faceta del futbol, tanto en aspectos individuales como colectivo. Desde la óptica del espectador hay algunos puntos que mejorar:

  • Cada partido en sí mismo es una historia distinta del anterior (entrenador).
     
  • Los partidos no se ganan sólo corriendo mucho. (posicionarse en el campo según lo requiera la posición del balón en cada momento).
     
  • Si no cometes errores en los pases y recepciones, el balón lo tienes más (jugador).

Paciencia (todos). 

¡Aúpa Osasuna!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Osasuna - Valencia: los partidos no se ganan solo corriendo mucho