• lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 02:00

 

 
 

Opinión / Opinión

Mirar desde arriba

Por Jesús Corera 23 enero, 2022 - 18:14

Partido tensionado por la trascendencia de los puntos para uno y otro equipo. 

Chimy Avila, jugador de Osasuna, durante el partido disputado en Granada. 
Joaquin Corchero / AFP7 / Europa Press
Chimy Avila, jugador de Osasuna, durante el partido disputado en Granada. Joaquin Corchero / AFP7 / Europa Press

Osasuna con novedades en la alineación inicial, David, Manu, Chimy y un 4-4-2 teórico, para acomodarse durante el partido a las necesidades que surjan. Enseguida vemos como el Chimy es el apoyo constante a la banda derecha, situando al equipo en un 4-1-4-1 pero con libertad para la presión y subidas de cualquier centrocampista.

El juego de Osasuna era el habitual, pero hoy con más apoyos en el centro y mejor trato de balón, por lo que las llegadas al área del Granada eran más descaradas y con cierto peligro. La posición del Chimy ayudando y saliendo de atrás, desconcertaba algo más al contrario, propiciando algún contraataque que en otros encuentros no hemos visto.

Buen primer tiempo, pero para ganar hay que hacer algo más; y con alegría se hizo, vaya que sí se hizo.

Desde el comienzo de la segunda parte se notó que se quería ganar; disputas en todos los balones, mejores pases hacia adelante y, sobre todos balones interiores para hacer daño. Las ocasiones se fueron presentando hasta que David, que parecía Goliat, sembró el pánico en un córner y dejó las cosas en su sitio. ¡Ya tiene que ver! Un central máximo goleador del equipo.

Con el 1-0 Osasuna se asentó más si cabe y de nuevo se generaron ocasiones para golear, hasta el 2-0 donde, a partir de este momento, Osasuna desdibujó al Granada hasta finalizar el encuentro.

No puedo dejar de señalar el buen hacer de la defensa, donde David y Juan Cruz fueron dos colosos que difícilmente dejarán el puesto, los laterales cumplieron su misión defensiva y ofensiva hasta la extenuación, los centrocampistas con la ayuda del Chimy, robaron y se pasaron más y mejor el balón; qué decir de Budimir que peleaba con todos a la vez.

Esta vez el equipo de los Garcías, y de todos, supo estar, plantarse en el campo y ganar un partido transcendente para la supervivencia, sobre todo, para mirar la clasificación desde arriba y no sufrir tanto.

Como resumen me gustaría apuntar:

  • Muy buena gestión del partido por parte de Jagoba, alineación incluida
     
  • Excepcional el trabajo de todos
     
  • Inmensos los centrales
     
  • La agresividad que ha vuelto a tener el equipo

Gran respiro para todos, especialmente para Jagoba, al que el Covid, había dejado un poco débil. Pero no dormirse en los laureles, que menudos partidos nos llegan; aunque jugando así algún susto seguro que daremos.

Aúpa Osasuna


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Mirar desde arriba