Opinión / Periodista de Onda Cero Navarra.

El 'Caso Osasuna'

Por Javier Saralegui 22 octubre, 2015 - 23:23

Uno de los primeros interrogantes que planteó el “Caso Osasuna” fue precisamente cómo llamarlo. ¿”Caso Osasuna”? ¿”Caso Vizcay”? ¿”Caso de los amaños”? ¿”Saqueo a Osasuna”?

La decisión más inteligente de la Junta Directiva de Luis Sabalza fue pasar a la acción. Al presentar una denuncia por la desaparición de dinero del club consiguieron que la entidad apareciera como víctima en lugar de como culpable de la compra de partidos. De momento así sigue, pero la línea que separa un término de otro es muy delgada. Mientras el juez considere que Osasuna es el perjudicado del dinero que salió mal justificado o con facturas falsas, la cosa irá bien para el club. Si pone el enfoque en el hecho de que Osasuna pudo pagar a rivales y terceros por perder, empatar o ganar el asunto se torcerá para la entidad.

Los defensores del término “Caso Vizcay” argumentan que son las acusaciones del ex gerente y su sorprendente denuncia ante la LFP los que motivan llamar así al proceso judicial, pero no debemos olvidar, más allá de saber por qué Vizcay contó lo que contó, que las actuaciones de los ex gestores de Osasuna que ahora se investigan son muy graves. No podemos hacernos los dignos en el asunto de las primas a terceros cuando todos sospechábamos la manera en que se habían conseguido algunas de las milagrosas permanencias del equipo en Primera. Los periodistas chocábamos con la falta de pruebas a la hora de dar el salto de la denuncia pública pero quien más quien menos no veía mal los pactos con los vecinos, los estímulos a rivales de rivales directos o los resultados interesados en los finales de liga.

De hecho, al socio y al aficionado le duele más que el dinero desaparecido del club haya podido ir a parar a los bolsillos de los ex dirigentes que si se destinó a premiar a terceros para que ganaran a rivales rojillos. De hecho al propio Valladolid, equipo que puso a Tebas en alerta de las presuntas maniobras ilegales, lo único que le molestaba era que algunos recién llegados al fútbol estaban pagando a rivales directos por perder. Lo de las primas a terceros lo daban por bueno, con códigos más propios de la mafia que de clubes deportivos.

Así que sí, se investiga el saqueo a Osasuna, y también investiga el juez (y cuidado con cómo avance esto) por qué Vizcay cantó, pero en el fondo del asunto está que Osasuna presuntamente compró a terceros y a rivales sus partidos. Que no se nos olvide.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El 'Caso Osasuna'