• lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 04:44

 

 
 

Opinión /

Que Navarra no pierda el futuro

Por Javier Remírez 02 octubre, 2015 - 10:58

Bienvenido navarra.com! Que un nuevo de comunicación nazca es una magnífica noticia para cualquier sociedad democrática que ama la libertad, como es la de nuestra Comunidad Foral. Y un instrumento más para contribuir al desarrollo y el progreso de Navarra.

En cada época suele afirmarse que son tiempos complejos. Pero, ¿cuáles no lo han sido? La labor de cada generación presente debiera ser la de mejorar la obra de la pasada y preparar las bases para el trabajo de la siguiente. Hoy, Navarra, tiene muchos retos por delante. Y todos se podrían resumir en uno solo: no perder el futuro.

Todos y todas, desde la sociedad civil, sus organizaciones, las instituciones públicas y la ciudadanía en general debemos empeñarnos en dicha tarea. Desde la búsqueda del denominado – y a veces manipulado – interés general que no es sino la búsqueda del bien común, desde el equilibrio de intereses y sin adscripciones individuales o partidistas. Haz el bien y no mires con quien, vamos.

El progreso de Navarra solo se puede entender desde la apuesta por una sociedad abierta al mundo y dinámica. Pese a alguna lectura revisionista que leemos últimamente, el balance de  los últimos cuarenta años en democracia, de los años de la Comunidad Foral, son la historia de un éxito colectivo no exento de algunos errores cometidos en la gestión y planificación especialmente en los últimos años y que la crisis ha sacado a la luz. Hoy Navarra no tiene nada que ver con la Navarra de primeros o incluso de mediados del siglo XX. Y para bien. Somos una tierra dinámica y pujante, con una sociedad civil viva e inquieta, con una estructura socio-económica equilibrada entre los tres sectores, con unos ratios de bienestar y calidad de vida equivalentes a los mejores países de la Unión Europea,…sin duda hay aspectos muy mejorables de cohesión social y territorial, así como el drama del desempleo, pero las bases son sólidas para poder afrontar el futuro con garantías.

Navarra asume los próximos años con el reto de un nuevo equilibrio político, legítimo y que responde a una mayoría democrática, pero que no debe caer en la tentación de confundir la mayoría legítima con la posesión de la verdad absoluta. El secreto de las sociedades del éxito del presente y el futuro parte de la huida del pensamiento único y la colaboración en mutua confianza entre todos los sectores que forman parte de ella. Y ello tiene una traslación al ámbito institucional como motor y generador de acuerdos y consensos, especialmente, en políticas que estructuran y definen a una sociedad como puedes la educación, el modelo institucional, de desarrollo económico y territorial o el estado del bienestar. Desde la ambición, el equilibrio y la sostenibilidad.

Pongámonos todos y todas a la tarea.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Que Navarra no pierda el futuro