Opinión /

Cambio y postureo

Por Javier Remírez 17 junio, 2016 - 8:04

La ciudadanía vuelve este mes a las urnas tras las elecciones del pasado 20 de diciembre.

El pasado 20 de diciembre la ciudadanía española votó cambio y acuerdos. Cambio, en lo referente a que el Partido Popular sufrió un severo correctivo en las urnas que le impedía formar gobierno bien en solitario bien con posibles aliados naturales. Y cambio porque aquellas formaciones que, con un proyecto de carácter integral para España, apostaban por el cambio sumaban una mayoría suficiente para posibilitar un gobierno de carácter progresista y reformista.

Y a esa tarea se puso, tras la incomparecencia de Rajoy que se negó a asumir su responsabilidad, el PSOE y Pedro Sánchez estableciendo un diálogo a derecha e izquierda del espectro de cambio, logrando sólo un acuerdo programático con Ciudadanos. No fue posible ese Gobierno de cambio, progresista y reformista por la “coordinadora del no” que agrupó a Rajoy e Iglesias. Comprensible en el primero, pero absolutamente incomprensible en el segundo caso…o no.

Porque a Podemos e Iglesias les salió mal su apuesta. Quisieron ser segunda fuerza el pasado 20 de diciembre. Fracasaron. Por eso hablan de “segunda vuelta” en referencia a estas elecciones, en una burla a una ciudadanía hastiada que quieren gobierno y medidas que le favorezcan.

Estas elecciones no son queridas por la inmensa mayoría de la ciudadanía. Responde a una estrategia partidista e interesada de Iglesias Turrión. Han encontrado la complicidad de Garzón y su equipo, que han preferido pasar por alto las humillaciones y descalificaciones a las que ha sido sometida IU y sus votantes por parte de Podemos hasta que se conformó al actual coalición, y que solo puede entenderse por parte de IU de cara a salvar la tremenda deuda millonaria que tiene con el sector bancario.

No, no han sido unas elecciones queridas por la ciudadanía. Pero no por ello no dejan de ser importantes. Es necesario que ratifiquemos un cambio de gobierno y de políticas, una apuesta por un programa progresista y reformista desde el diálogo con todas las formaciones que apuestan por el cambio y tiene un proyecto para el conjunto de España. Y también para enviar un mensaje bien claro a aquellos que juegan con las expectativas de la ciudadanía diciéndoles alto y claro que el postureo a costa de las necesidades de la población no es bien recibido.

El empleo, una recuperación económica para todos, la viabilidad y sosteniblidad de los servicios públicos, la sanidad, la educación o el futuro de las pensiones no pueden esperar a que las ansias personales de Iglesias Turrión se vean colmadas. Tengamos todo ello en cuenta a la hora de emitir nuestro voto el próximo día 26 de junio.  Un voto útil y de cambio que nos haga ser mejores como sociedad. Está en nuestra mano.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cambio y postureo