• lunes, 08 de agosto de 2022
  • Actualizado 16:11

Opinión / Javier Izu es periodista en RNE en Navarra.

Si no existiera habría que inventarlo

Por Javier Izu 23 octubre, 2015 - 1:16

Sin embargo, ya existe y es tan viejo como el ser humano. Su actividad puede ser o no reglada, pero nunca ha faltado y nunca faltará. Hablo del voluntariado, del altruismo, de ayudar a otro sin esperar nada a cambio. 

Que el ser humano es de naturaleza egoísta admite pocas dudas, como tampoco las genera el que hay muchos que dan su tiempo por otros, sin más recompensa que una satisfacción personal.

Todo esta reflexión viene a cuento de la poco afortunada decisión del Ayuntamiento de Pamplona, de retirarle a la Asociación de Voluntarios de Navarra, ASVONA, del local que disponían cedido en el polideportivo de Mendillorri.

ASVONA nació al calor del entusiasmo popular por la concesión de los Juegos Olímpicos de Barcelona, 1992. Surgió como una marea humana dispuesto a colaborar en la cita olímpica y vivir de primera mano un acontecimiento único (lo digo con buen conocimiento después de haber estado trabajando en las dos últimas citas olímpicas de Pekín y Londres).

Pero la gente de ASVONA no se quedó ahí, siguió prolongando su voluntariado a cuantas citas sociales se convocasen en Navarra, más de un millar en el último cuarto de siglo. Dudo que otra asociación de voluntariado que surgiese al calor olímpico en España, haya perdurado hoy en día con tanto entusiasmo y entrega como la nuestra. Unos voluntarios formados y preparados en actividades diversas, para poder realizar con más eficacia si cabe su trabajo.

Una asociación de voluntariado es el que da mucho más que lo que recibe y cuando pide, no lo hace para sí mismo, sino por pura subsistencia, faltaría más que también tuviera que poner de su bolsillo.

Por todo lo dicho y mucho más que no señalo, parece poco comprensible la falta de sensibilidad mostrada desde el Ayuntamiento de Pamplona respecto a ASVONA. No creo que sea por falta de espacios municipales y quiero pensar que no obedece a otros razonamientos de índole ideológico respecto a las personas que integran la asociación.

De primera mano se que son “de su padre y de su madre”, de arriba y abajo, de izquierdas y de derechas, de centro … y de costado. No quiero pensar mal ni ser retorcido, que para eso están otros, pero no estaría de más reconsiderar la decisión, buscar una alternativa si fuera el caso y valorar, como se merece, el voluntariado. Este o el que hacen muchos otros en organizaciones como el Banco de Alimentos, las Apymas, etc etc.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Si no existiera habría que inventarlo