• martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 00:57

 

 
 

Opinión / Javier Izu es periodista en RNE en Navarra.

Cruel... muy cruel adiós

Por Javier Izu 15 diciembre, 2015 - 8:42

Las Guerreras han caído en octavos de final, pero nadie puede negar que han vuelto a batirse hasta el último suspiro por un objetivo que no han podido alcanzar: los cuartos.

La temida Francia estuvo abajo la mayor parte del encuentro y sin embargo, su paciencia, su físico, su mayor capacidad de rotación y... sobre todo, el desequilibrio a su favor al jugar en superioridad seis minutos más que España, les dio la llave para ir remontando los tres goles abajo al descanso y decidir de penalti sobre la bocina con Alexandra Lacrabere.

Tras el 2-0 de salida francés, llegó el parcial 4-0 de las Guerreras con tantos de Eli Pinedo y Nerea Pena (otra vez de largo la mejor del equipo y de este Mundial). Silvia Navarro estuvo muy inspirada y los tres goles de renta al descanso se antojaban esperanzadores pese a Allison Pineau, que sostenía al equipo galo.

Un menor porcentaje de Silvia en la segunda mitad, la indefinición de nuestras superioridades y lo demás relatado, incluida una roja a Carmen Martín de verbena, nos dejó al pie de los caballos. Dicho sea de paso que cuando Francia atacó la última jugada con medio minuto para decidir, la exclusión de Lara González me parece de libro, y más tal y como estaba el partido. El ímpetu y juventud de la levantina dejó la inferioridad clave definitiva para forzar el penalti decisivo. Tampoco se encontraron los goles que debiera aportar siempre, Shandy Barbosa.

Pero no busco culpables más allá de un arbitraje poco "equilibrado" para tanto en juego. La pareja alemana debería saberlo y más, cuando la intensidad defensiva en ambas áreas era similar. Las Guerreras merecieron cuando menos defender el partido en una prórroga, y no en un injusto penalti sin tiempo más que para llorar. Lágrimas de dolor,
pero que no deben doler a las nuestras más de las próximas horas. A partir de ahí, levantar la cabeza y pasear con orgullo el carácter del equipo. Eso sí, ahora todos a muerte con Noruega. Si ganan el Mundial nos dan el pasaporte a Río sin preolímpico ...
¡No-rue-gaaaa!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cruel... muy cruel adiós