Opinión / A mí no me líe

Unos Sanfermines sin asociaciones que apoyan a asesinos

Por Javier Ancín 01 julio, 2020 - 9:53

Lo que podría hacer Armonía Txantreana, y con ella todas las peñas o penas que no quieren desmarcarse de esa ideología criminal que profesan ciegamente, es demoler sus sedes, disolverse como asociaciones.

Rueda de prensa de la Federación de Peñas de Pamplona sobre la suspensión de los Sanfermines y presentación de las pancartas del año 2020. PABLO LASAOSA
Rueda de prensa de la Federación de Peñas de Pamplona sobre la suspensión de los Sanfermines y presentación de las pancartas del año 2020. PABLO LASAOSA

Y cuando ya pensábamos que lo habíamos visto todo, en cuanto a dar asco puto, digo, una peña o pena o como se llamen a estas alturas esas sociedades recreativas privadas, Armonía Txantreana, da una vuelta de tuerca más en su histórica estrategia de convertir los Sanfermines y la imagen de Pamplona en un estercolero pestilente. 

Que yo recuerde -mi memoria sanferminera es frágil porque como tantas cosas de esta ‘gloriosa’ ciudad hace mucho que me aburrieron-, símbolos, alusiones, giros, sobrentendidos... han pintado todos los años en sus telas pero es la primera vez que en una pancarta ponen el careto de un asesino, para homenajearlo, sin disimularlo con nada. Nosotros con los criminales, nosotros con Patxi Ruiz, qué pasa, sin careta, sin el pasamontañas, fachitas. Nosotros, con los terroristas nacionalistas vascos.

Y no un pistolero cualquiera, sino el que acribilló a Tomas Caballero, concejal de Pamplona y sobre todo, miembro fundador de otra de las históricas sociedades de Pamplona y de San Fermín, Oberena. Puestos a ponerse de parte del mal, a lo grande. 

La federación de peñas o penas, como no podía ser de otro modo, siguiendo con su tradición de utilizar las fiestas de Pamplona exclusivamente para vender al mundo su demente ideario ideológico aberchándal y sus métodos criminales, lejos de desmarcarse, a muerte, nunca mejor dicho, con los del otro lado del Arga, con los de Irroña centro.

Como asociación, a quien no le guste nuestra postura, que se largue, porque vamos a seguir meando en la cara a todos, incluidos a los miembros de una que forma parte de nuestro siniestro conjunto de peñas o penas: Oberena

Y dos se han desmarcado, la propia Oberena por motivos obvios al orinarles sin escrúpulo sobre su historia y Anaitasuna, por vergüenza torera, supongo. Mutilzarra también, pero Mutilzarra siempre ha ido con los buenos  y nunca se ha enredado con esta gentuza. 

O como otra peña, la Pompaelo (búsquenla en las redes, no se arrepentirán: Asociación Pompaelo), de reciente creación pero tan combativa desde el primer día como una legión romana en formación de tortuga, que se están currando una Pamplona diferente desde una tradición olvidada, cuando no silenciada, desde hace muchas décadas: la Pompaelo/Pamplona del SPQR, de la ciudadanía, de las leyes universales frente a la injusticia de la tribu euskoñona oficial, siempre más dada a la barbarie y al garrotazo arbitrario.

Igual que la mayoría del mundo del fútbol decidió un día expulsar a los grupos ultras, creo que es la hora de que empecemos a prescindir como ciudad de esa asociación que solo aporta odio y violencia a la fiesta. Nos dirán lo que entonces se dijo de los estadios, que iban a morir porque nadie iba a animar. Chorradas, los equipos que han eliminado esos grupos salvajes han visto cómo sus casas se volvían más habitables y más civilizadas y otro tipo de personas, familias, por ejemplo, han ido llenando ese hueco sin problema alguno en los graderíos, creando un ambiente más sano, más deportivo, más festivo, más alegre. 

Unos Sanfermines sin asociaciones que apoyan a asesinos volverían a ser lo que hoy ya no son, las mejores fiestas del mundo.

Siguiendo el contexto actual de derribo de estatuas, lo que podría hacer Armonía Txantreana, y con ella todas las peñas o penas que no quieren desmarcarse de esa ideología criminal que profesan ciegamente, es demoler sus sedes, disolverse como asociaciones y que no quede de ellas más que el silencio como recuerdo. 

#PamplonesesLivesMatter. #RojoyBlancoLivesMatter. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Unos Sanfermines sin asociaciones que apoyan a asesinos