Opinión / A mí no me líe

El PSN se rinde al nacionalismo vasco

Por Javier Ancín 07 septiembre, 2018 - 8:02

Pues sí que nos ha durado poco esta liga, no llevamos ni una jornada y el PSN ya la ha tirado por la borda.

La presidenta del Gobierno de Navarra Uxue Barkos (i), junto a los parlamentarios de Geroa Bai Patxi Leuza (c) y del PSN María Chivite, antes de comenzar un Pleno del Parlamento. EFE/Jesús Diges
La presidenta del Gobierno de Navarra Uxue Barkos (i), junto a los parlamentarios de Geroa Bai Patxi Leuza (c) y del PSN María Chivite, antes de comenzar un Pleno del Parlamento. EFE/Jesús Diges

En vez de salir a ganarle las elecciones al nacionalismo vasco va y les saca las castañas del fuego, poniéndose en primera posición de felpudo, que para el que no domine las posturas del kamasutra, la podríamos resumir como la que adoptaba Wenceslao en el chiste.

Hace tiempo que en Navarra no se decide nada. Todo le viene dado desde "Bilbado" y ahora por lo que se ve, también desde la Moncloa. El PSN ha mostrado votando a favor de los batasunos la que nos espera, un apuntalamiento de los gobiernos nacionalistas en Navarra y en Irroña, más irroña que nunca, y a cascarla.

Váyanse despidiendo, tenemos nacionalismo vasco gobernando contra la mayoría social de Navarra otros cuatro años gracias a un PSN absurdo, al que cuanto más lo maltratan, al que cuanto más se ríen de ellos desde ese nacionalismo, más los humillan, más a gusto asumen su condición de perro apaleado de orejas gachas que vuelve una y otra vez, pobre sumiso, ante sus amos nacionalistas vascos.

La falta de rasmia del PSN da mucha vergüenza y mucha pena. ¿Pero no hay nadie de izquierda en Navarra que asuma la dirección de un partido contra el nacionalismo, que no se ocupa de las personas, de su problemas, del presente, de la realidad, sino solo de los territorios y sus ensoñaciones xenófobas ancladas en un pasado rancio y sobre todo, inventado?

¿Pero nunca vamos a poder disfrutar de un partido de izquierda moderno, en Navarra, que no esté obsesionado con meternos por las orejas la ikurriña de los hermanos Arana como único punto de su programa? Pues no. Habrá que asumir que es un imposible. El PSN se ha vuelto a rendir.

En Navarra no hay izquierda. Ni habrá. En Navarra la izquierda es nacionalismo vasco de chandal y riñonera que limpia los zapatos a lengüetazos a los de las euskorbatas: los Anasagastis de turno, para entendernos.

La secuencia de los hechos habrá sido más o menos así. Un propio, en realidad cualquier bedel de la sede central socialista que pasara por ahí en la calle Ferraz, o si te descuidas el chaval que les ha llevado las pizzas para la comida: oye, toma cinco euros y llama tú, que estamos ocupados, que total, Navarra no le importa en realidad a nadie aquí, se pone en contacto con el PSN.

¿Es el PSN? Sí, pues que dice el jefe Sánchez, el de las gafas de sol en los aviones, que quiere que os rindáis, que necesita los votos de PNV y batasunos para seguir desplazándose en helicóptero a diario a Torrejón, 26 kilómetros, para pillar el Falcon con el que ir, por ejemplo, a ver a los putos Killers en el FIB hecho un pintas: camisa de vestir por dentro del vaquero (¿pero cómo coño puedes ir así de hortera, hijo mío, a un festival? Vete a ver a Vestusta Morla o a la tuna, copón, que te pega más) Y va el PSN y sin decir ni Pamplona, que decir Pamplona no saben ya tampoco, se rinde como un cobarde.

O peor, se rinde como los gudaris que se rindieron a los fascistas italianos, dándoles hasta los planos de las defensas para que Franco, que sigue teniendo el culo blanco, los pasara por la piedra con más facilidad, dejando a los republicanos del frente norte vendidos a su suerte, por españoles. Qué patético todo, joder.

Esto que padecemos los que el nacionalismo vasco nos parece una desgracia para Navarra, lo explicó muy clarito hace unos años un directivo del equipo de fútbol del Bilbao (sic): ¿Osasuna? Osasuna no nos interesa nada. Sobre ese equipo solo diré que nos conviene un Osasuna en segunda división para que sus activos, su patrimonio, sus jugadores, se los podamos esquilmar más baratos para que jueguen para nosotros, como simples mercenarios.

Pues la política para Navarra del PNV, con el PSN, es la misma, destrocemos socialmente Navarra para poder llevárnosla a Bilbao para nuestros jefes, para los nuestros, el “gure” que tanto daño hace a sociedades modernas, plurales, por cuatro duros, o peor, es decir, mejor para ellos, gratis.

Por el camino el PNV, con el PSN, le regala la alcaldía de Pamplona a los Batasunos, que se comportan con la ciudad como un crío que mete un manotazo a una construcción de Lego, mandando a tomar viento las fichas, y construyendo luego con ellas un jodido adefesio, amable como un par de hostias en la cara, y todos euskontentos. Ante esos y eso se ha rendido el PSN. Que los compre quién quiera.

Otros, mientras tanto, seguiremos soñando con un partido de izquierda en Navarra votable, que no sea un partido nacionalista vasco más. Se lo pediremos al Olentzero... a ver. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El PSN se rinde al nacionalismo vasco