Opinión / A mí no me líe

El PNV se descojona de los indepes catalanes

Por Javier Ancín 18 octubre, 2019 - 9:40

Los nacionalistas vascos no quieren ni media broma con esto del procés. Sin pasta española no hay paraíso vasco.

Quim Torra y Juan José Ibarretxe recorren la AP-7 junto a manifestantes independentistas. EFE
Quim Torra y Juan José Ibarretxe recorren la AP-7 junto a manifestantes independentistas. EFE

Aunque el otro día vimos a Ibarretxe cortando autopistas catalanas, digo yo que como cualquier típico energúmeno de Vulcano (se ha yankezado el cabrito. En vez de txapela iba tocado con gorra beisbolera), junto a Torra, que viene de otro planeta lejano aunque presida la Generalitat de Cataluña, el PNV con esto del procés no quiere ni media broma.

Han llevado los del peneuve a Ibarretxe de paseo por Cataluña como Franco envió a la división azul, en plan testimonial, para que el otro del bigote, en este caso el de las gafas, les dejara un poco en paz. ¿Ves como estamos a tu lado, que te llevamos al más importante de todos nosotros, con el que no sólo podrás internacionalizar el conflicto sino que también podrás convertirlo en un problema intergaláctico?

Cómo se descojona el peneuve de los indepes catalanes, con un cinismo perfectamente ensayado desde hace más de cien años, de forma tan sibilina, es un espectáculo de los de sacar palomitas y partirse el ojal a mandíbula oscilobatiente viéndolo, pero eso es otra historia.

En cualquier caso, anda preocupado el peneuve. Teme que España, de la que viven como Dios, al final alguien le eche el cierre o por un traspiés de la historia caiga y se queden sin vaca a la que ordeñar intensivamente. Sin privilegios sobre alguien, y sin dinero que recolectar, el peneuve solo sería un partido político rancio de derechas más, al que le resultaría imposible mantener su hegemonía en Euskadi.

Anda preocupado el peneuve porque los vascos son muy longevos pero se reproducen poco y eso es un problemón. Veréis. Los abuelos vascos se les han ido de excursión a Madrid para pedir pensiones más altas, aún más altas de las que ya tienen, que los aitonas vascos disfrutan de unas pensiones tan altas, que si Euskadi fuera independiente, les resultaría imposible pagarlas a las haciendas vascas. Ni te digo ya subirlas. Un déficit de 4000 millones, es decir, el presupuesto de toda la sanidad vasca durante un año, para haceros una idea, tendrían que apoquinar de más entre muchos menos... cosa completamente imposible. Si Madrid no existiera, esas marchas se dirigirían a Bilbao, y ahí estaría el peneuve en un aprieto serio porque el tinglado vasco se derrumbaría como un castillo de naipes de Fournier.

Por eso el PNV no quiere ni media broma con esto del procés. Sin pasta española no hay paraíso vasco. Se les han colado cien aberchándales en las vías del tren en la estación de Vitoria y han detenido a 20, de una tacada, como aviso a navegantes. El que se mueva, hostión, que con las cosas de comer no se juega, imbéciles.

Contra España viven de puta madre, como millonarios, pero como reviente España, como se vaya toda la estructura estatal al desguace, adiós al edén económico vasco.

No sé cuánto tardarían, quizás nunca porque están sostenidos sobre un sistema económico fiscal irreal -el cupo es una cifra política, no matemática ni económica-, pero que iban a tardar décadas en llegar al mismo nivel de bienestar que disfrutan hoy lo saben los subsaharianos.

Una cosa es ir contra España y otra que no haya España contra la que vivir. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El PNV se descojona de los indepes catalanes