Opinión / A mí no me líe

Otegi reparte su doctrina por Navarra

Por Javier Ancín 08 noviembre, 2019 - 8:54

Otegi repartiendo sandeces entre la feligresía aberchándal, como un predicador no muy espabilado, por los pueblos de Navarra.

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi (d), y la candidata de esta formación al Congreso por Navarra, Bel Pozueta, durante el acto político celebrado este miércoles en la Universidad Pública de Navarra.. EFE/ Villar López
El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi (d), y la candidata de esta formación al Congreso por Navarra, Bel Pozueta, durante el acto político celebrado este miércoles en la Universidad Pública de Navarra.. EFE/ Villar López

Llueve. Más bien diluvia. Está oscuro desde la hora de comer. El tonto del haba, de baba y del culo, que lo tiene gordo, de Otegi, ese mamarracho de pensamiento cejijunto, socio preferente de Txibite y del socialismo de Sanchez, estuvo por Navarra repartiendo doctrina esta semana, haciendo campaña electoral, es decir, diciendo gilipolleces.

Se paseó con una de las madres de los chavales de Alsasua, que de tanto hacerles pasar aún por joselitos, el de la voz de oro, se tendrán que afeitar los huevos varías veces al día para que cuele aún lo de muchachos prepúberes.

En su república vasca, confesó, los partidos fascistas -digo yo que como el suyo, el partido de la eta- serán ilegalizados. A ver con quién pacta entonces sus presidencias Txibite, pensé yo, cuyo único mérito político es haberse tragado los asquitos, las putas nauseas, los sapos que cuando son chupados solo se trasforman en asesinos, para que el partido de las fosas sépticas sanguinolentas le aupara hasta el trono de la diputación.

Desde que el partido de la eta le hizo presidenta siempre me pregunto lo mismo. El sillón es para un rato, pero cómo ha llegado al poder quedará para la historia. ¿Le compensará? Supongo que sí, a nadie le ponen una pistola en la sien -aunque viniendo del partido de la eta nunca se sabe-, para aceptar unos votos manchados de violencia, extorsión, secuestros, sangre y asesinatos a cientos hasta llegar al millar.

¿Le compensará pasar a la historia como la primera presidenta del PSOE que llegó al poder ascendida a los infiernos por un partido de terroristas asesinos? Pues parece que sí, Txibite el problema lo tiene con los partidos constitucionalistas, a los que atiza sin piedad, no con el partido de los criminales, hacia el que solo tiene buenas palabras, caricias en posición de felpudo.

Otegi repartiendo sandeces entre la feligresía aberchándal, como un predicador no muy espabilado, por los pueblos de Navarra. Hay que joderse. Es curioso cómo el supuesto prestigio intelectual del personaje se esfumó en cuanto sus amenazas dejaban de tener detrás plomo con el que subrayarlas.

Para mí, además de ser un criminal etarra, siempre será ese imbécil soltando garruladas delante de la cámara en aquella cosa que filmó Medem, entre las tetas de Silke y las de Paz Vega, llamada La pelota vasca.

El atontado de él confesando con esa cara de abotargado que se les pone a los fanáticos, que mataban para que la juventud aberchándal no comiera hamburguesas, no escuchara música rock americana -a tomar por culo Pearl Jam o Nirvana, por ejemplo y supongo que Pulp Fiction. Ver a Tarantino también debía de ser un ataque contra el pueblo vasco- y que no usaran internet, que era un invento del demonio, que ellos, los aberchándales, todo lo que no fuera subir a los montes les parecía aburrido, es decir, que están porque estaban, siempre lo han estado, como putas cabras.

Hace frío. Puto invierno tras los grandes ventanales de esta cafetería en la que un montón de chavales con sus ordenadores trabajan en sus cosas. Hay buen wifi. Si viniera Otegi y los viera se liaría a tiros, porque una vida así, con estas modernidades, no merece ser vivida. Eso también decía en aquella cinta el líder del partido de la eta que hizo presidenta a Txibite, la socialista, más lista que social, más tonta que Abundio en cualquier caso, una vida así, no merece ser vivida... y  por eso se los cargaban, a todos, para que no se aburrieran.

Llueve, hace frío, ha caído la noche y no parece que vaya a amanecer ya nunca en Navarra. Por lo menos ahora hay una salida hacia el sol de Canarias. Algo hemos ganado con estas modernidades de Internet, poder buscar el sol en este invierno socialista navarro, en el que siempre llueve, hace frío, que anochece, sin parar. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Otegi reparte su doctrina por Navarra