Opinión / A mí no me líe

Los nuevos exiliados vascos

Por Javier Ancín 08 julio, 2020 - 9:37

Mientras a vosotros os inoculan el odio a España para teneros controlados y entretenidos, ellos y sus hijos, los que os van a mandar en un futuro, y lo que es peor, a los que vais a obedecer con orejeras, la disfrutan.

Andoni Ortúzar, líder del PNV, sostiene en brazos a su hija Garatzi.
Andoni Ortúzar, líder del PNV, sostiene en brazos a su hija Garatzi.

Bueno, bueno, bueno... no os lo vais a creer. Ayer, en mitad del tedio de una tarde imposible de un día de san Fermín sin Sanfermines, saltó la noticia.

Fue horrible. Intentaré sobreponerme al espanto y conseguir terminar de contarla sin que la congoja me lo impida. Acompáñenme en esta triste historia, amados lectores.

Ortuzar, el presidente del pnv, tiene una hija. Hasta aquí todo más o menos normal, nada extraordinario. No sabemos si producto del método tradicional vasco para estas cosas, las esporas, o por prácticas más bárbaras traídas de fuera, aunque terminen en irrintzi. No entremos en detalles txuskos.

La neska, que tiene nombre de bar de los de la pamplonesa calle Calderería, por lo que se ve es influencer. Ya saben, eso de sacarse fotos poniendo mirada azul acero de Vizcaya, a lo Ben Stiller de casherio en ZoolAnder, enseñando el armario en paisajes kukis, escribiendo textos intensitos -un poco como los míos pero en bonito-, entre beso en la calva y abrazo a la kupela del orgulloso aitatxu. 25.000 seguidores tiene en Instagram, como toda la población de Sestao, poca broma.


Sigamos, que ahora viene el drama. Cojan Kleenex. La moceta, vasca ella, hija del partido, orgullo del pueblo elegido, es una pobre exiliada. Según contaba la noticia, las garras de España, esa madrastra oscura con nariz ganchuda, le arrancó de su patria por la fuerza y fue obligada a marchar al destierro, a Madrid nada menos, a estudiar en un centro -joder, más humillación para los aberchándales es imposible- con nombre de rey Borbón: la Universidad Carlos III. Espantoso.

Desde este humilde artículo, exigimos a Madrid que libere a la hija del presidente del pnv a la mayor brevedad y deje de torturarla obligándola a estudiar en la universidad Carlos III. Basta ya de opresión, copón.

Para tranquilidad de la familia y allegados y sobre todo, simpatizantes del partido que nunca saldrán de sus barrios vascos de ladrillo chungo, producto de los daños que ocasionó en sus pueblos y ciudades el desarrollismo setentero, Madrid, yo que he vivido allí, podría considerarse la cuarta capital vasca. O la primera, a juzgar por la  gran cantidad de primogénitos de la élite jeltzale que se van al foro a hacer carrera y que te los encuentras hasta en los palcos vips del Bernabéu. Un locurón.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Mi héroe

Una publicación compartida de garazi👼🏻 (@_gzizi) el

Yo por ver a Xabi Alonso, que estoy de ojeador sentimental del Athletic, de qué iba a estar aquí si no, viendo al Madrí, me dijo un pavo en una ocasión que me invitaron a uno de esos palcos, los dos masticando canapés a dos carrillos, sufriendo, claro. Je... katxondo. ¿Otro katxarriko? Venga, con poca tónica.

¿La moraleja, es decir, la Neguri de todo esto? Pues la de siempre. Cómo os timan vuestros líderes, aberchandalitos míos de base, tropilla de infantería ciega. Mientras a vosotros os inoculan el odio a España para teneros controlados y entretenidos, ellos y sus hijos, los que os van a mandar en un futuro, y lo que es peor, a los que vais a obedecer con orejeras, la disfrutan. Qué tolais y qué pardillos sois.

En fin, no tenéis remedio, no insistamos más en ello. Si no lo habéis aprendido ya, no lo haréis nunca. Esto por ahora no da más de sí. Seguiremos con la crónica social veraniega en otro momento. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los nuevos exiliados vascos