Opinión / A mí no me líe

El ingeniero Asirón es un inútil

Por Javier Ancín 25 Enero, 2019 - 9:23

Lo que ha pasado es que el alcalde de Irroña usa la pasarela de Labrit para atizar a UPN, como si UPN se dedicará a la construcción de pasarelas.

El alcalde de Pamplona Joseba Asirón visita las obras del cierre del Palacio Marqués de Rozalejo, okupado durante más de un año. MIGUEL OSÉS.
El alcalde de Pamplona Joseba Asirón visita las obras del cierre del Palacio Marqués de Rozalejo, okupado durante más de un año. MIGUEL OSÉS.

Como yo no soy de UPN (algún día os contaré la historia de cuando me presentaron a un mandamás de ese partido, en la cafetería del Parlamento un rato que fui a visitar aquello y de cómo después del saludo, el colega no dejaba de mirarme y de taparse la boca al hablar, con la mano, como los futbolistas cutres, como si yo tuviera el súper poder de escuchar a distancia o de leerle los labios, como en la tele, para chivarme de sus secretos a los aberchándales o a la CIA o yo qué sé a quién. Ridículo), me voy a dar uno de esos lujos que me concedo habitualmente por aquí y que tanto joden a esa Irroña de las etiquetas: escribir lo que me sale de los cojones. Ahí vamos... como Calamaro.

Hace unos días subía corriendo por la cuesta de Beloso -las juergas están muy bien y visten mucho en los escritos, pero no hay que encasillarse como Maiorga-, me metí por la Media Luna buscando más acera que pisar y como el oxigeno no me llegaba después de más de 10 kilómetros muy bien a la cabeza, me encaminé automáticamente hacia esa pasarela que alguna vez crucé hace años para ir por la Ronda Barbazana hasta el Caballo Blanco -una de las mejores terrazas del mundo, para los que me dicen que si Pamplona no tiene nada que se pueda salvar-. 

Cerrada... una red como de portería de fútbol lo cubría todo. Y volví hacia Iturrama, previa vuelta a la vuelta, valga la redundancia, del Castillo para compensar, pensando en ello. ¿Cerrada, pero qué mierda es esta, cómo puede ser que una pasarela en el centro de Pamplona lleve cuatro años cerrada? Y después de la ducha, con la pinta de cerveza de rigor delante, nadie es perfecto, a un amigo que tengo ingeniero le mandé un WhatsApp. ¿Oye, a la pasarela de Labrit qué coño le pasa, tan salvaje es el problema que tiene para que lleve vallada toda la legislatura de Jabal... el señor alcalde batasuno de los batasunos de toda la vida de Irroña?

Respuesta. ¿Tú crees que si existiera un problema estructural tan grave con esa pasarela, habrían permitido que circulara todo el tráfico y todas las personas que pasan por debajo de ella cada día, sin retirarla? ¿De verdad crees que algún técnico de la administración se habría expuesto a tener que responder en un juzgado de las muertes causadas porque esa pasarela cayera encima de una villavesa repleta de gente, por ejemplo? En realidad a esa estructura no le pasa nada, es otra cosa. Pero cualquiera lo dice... ya sabes, los de siempre con sus perros de siempre. Ya no te revientan de un tiro la cabeza pero te morderían donde siempre, en los huevos, en manada. Con saña, para que calles.

Ya, sí... tienes razón, le dije, pero en Irroña hay que ir como un kamikaze para divertirse un poco y no estar muerto.

¿Te puedo citar en mi artículo? Le pregunté un poco por las risas... Y me bloqueó, acojonado, el muy cabrón. Pero si los etarrillas sin etarras que maten solo son unos frikis del copón, unos paletos de riñonera y más infelices que los de Alsasua en mitad de Madrid cuando me los he cruzado, gritando a la nada, porque nadie sabe ni quiénes son. Algún día a lo mejor me presento, por las risas, como cuando me crucé con los del Logroñes hace tres vidas, por José Abascal, hierático, sin alterar el paso, de traje y corbata -venía de la oficina-, y solté un sonoro aúpa Osasuna.

Lo que ha pasado es que el alcalde de Irroña usa la pasarela para atizar a UPN, como si UPN se dedicará a la construcción de pasarelas en hierro o acero o el material del que esté hecha esa, que yo soy de letras. UPN lo único que hizo fue contratar a una empresa para que construyera la pasarela. Hola, qué tal, quiero una pasarela. Son 10.000.

La pasarela salió mal, lo que sea, vale, aceptemos eso, te lo regalo, batasuno. La pasarela tenía algún problema, perfecto. El nuevo alcalde lo que tenía que haber hecho es velar por los bienes de la ciudad y exigir a la empresa constructora que la arregle, que es la responsable, joder, no quien contrata la obra ni quien compra el coche que sale malo, ni el que va a un restaurante y acaba con cagalera. Pero claro, al alcalde de Irroña Pamplona le importa tres testiculos de jabalí. Su proyecto no es la ciudad, su proyecto es... ¿cuál ha sido el proyecto de Asirón en estos cuatro años? Repartir subvenciones entre sus amigos -cien millones de pesetas para los de la antigua estación de autobuses, por ejemplo-, el euskera baturra de la Korrika y hacerse fotos con Otegui y su banda de asesinos. Un alcalde de verdad que se preocupe por dónde vive -bueno, Asirón no vive en Pamplona, quizás sea esa la clave-, va a la empresa y le dice, esto lo arreglas... y lo arregla, pero con una pasarela operativa Asirón no puede atizar a UPN... desde Cizur.

Es un poco como lo del pabellón Navarra Arena. Tres años parado para escenificar que no hacía falta, que vaya despilfarro, que patatín, que patatán, todo legal por lo que se ve, que esa es otra... y desde que Barkos se ha dignado a abrirlo, cada gran espectáculo que se realiza ahí, llena. No hay entradas. ¿No sé podía haber puesto en marcha esto antes, visto el exitazo que ha sido? Claro, pero entonces los aberchándales no podrían haber desplegado toda su trompetería propagandística de es que la ciudad no necesita una infraestructura así y que UPN muy mal y muy malo todo, aunque  luego se demuestre que muy bien, muy bien todo.

Al final los que nos vemos perjudicados con sus neuras, los ciudadanos –qué gran partido el de Arrimadas-. Pudiendo disfrutar de las infraestructuras que la ciudad ha pagado, unos chalados de gobernantes, Barkos y su eusko gudariak mascota Asirón, nos privan de ellas porque necesitan jodernos para sus guerritas politicas contra UPN. Pues vale, pero que al menos todos se enteren de ello, de que Pamplona a estos aberchándales no les importa una mierda. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El ingeniero Asirón es un inútil