Opinión / A mí no me líe

Eres más friki que uno de Alsasua

Por Javier Ancín 04 septiembre, 2020 - 10:19

A los aberchándales de Alsasua alguien les hizo creer que eran importantes y se lo creyeron. Putos imbéciles.

Celebración del 'Ospa Eguna' en Alsasua en 2020.
Celebración del 'Ospa Eguna' en Alsasua en 2020.

Mientras la presidenta Txibite hace botellón, botellín de cerveza gallega en mano -debe ser reciente la foto que rula porque va con mascarilla-, tirada en el suelo de la calle en una postura más de pedir limosna que de solicitar cordura a la ciudadanía para evitar precisamente lo que ella hace, juntarse con los colegas para beber en la vía pública, la vida sigue, o lo que sea esta mierda de nueva normalileches.

Se nos olvidó comentar lo de Alsasua, que aunque es diferente es lo de siempre: hacer el gilipollas en manada aberchándal.

Esta vez la movida era que se han inventado una "fiesta" para echar a un grupo de funcionarios estatales del pueblo. Esta vez son Guardias Civiles pero mañana pueden ser bomberos o yo qué sé, de este pueblo de majaderos fanáticos puedes esperarte cualquier cosa, que se piren los rubios o los bajos o los gordos o los negros.

Que se piren los negros de Alsasua, eso que parece tan loco, están a un paso, solo tienes que añadirle el adjetivo de españoles, negros españoles, para que te vendan la propuesta de mandar a la puta calle a quien sea que nos les guste a los aberchándales como libertad de expresión.

Hasta aquí la teoría, porque la práctica fue entre penosa, patética, absurda y descojono, mucho descojono. Si algo es ese pueblo es una fuente infinita de risas. De morderte el labio inferior, menear la cabeza, ponerte la mano en la cara y decir, más con vergüenza ajena que con otro tono, ¿pero a dónde van estos mangarranes, pero a dónde coño van?, acompañado con unos jojojós. Con muchos jojojós.

Lo llamaría akelarre pero sería dignificarlo demasiado, dotarlo de una mística que no tiene. El Ospa Eguna a lo que más se parece es a una cutre atracción de feria del tren de la euskobruja, a una función navideña de curso de infantil de ikastrola,.

-¡Es mi nesko , es mi nesko!

Pues muy bien, señora, suénele los mocos la próxima vez antes de subir al escenario al menos, que ese vídeo es para la toda la vida, el ridículo de ese vídeo, digo. Para toda la puta vida.

Y llegaron los vídeos de Alsasua, claro. En la era de las redes sociales te enteras de todo en pijama, calcetines y tirado en la cama. El día les salió lluvioso, Dios -que no existe- a veces está de nuestro lado, y las caras que se les veía a algunos de los boronos aberchándales ya dejaban claro que muchos si estaban allí haciendo el ridículo, que ya van teniendo una edad para hacer el gilipollas con muñequitos de cartón y disfraces de la amatxo, era porque se lo habían ordenado los de arriba.

Los que mandan, vamos, los que están en los despachos de Bilbao, la mayoría, y unos pocos en San Sebastián, manejando el cotarro aberchándal, que básicamente es negocio y pasta y poder a cuenta de frikazos como los de Alsasua. Y a ver quién rompe la disciplina del patrón... eso decían algunas caras y la desgana de los gritos, cada vez más monótonos, menos audibles.

Cómo está utilizando a Alsasua el nacionalismo vasco para sus mierdas. Je... si se dieran cuenta en ese pueblo de infelices, ponían el año que viene a hacer el mamarracho con una goma sin careta a Ortuzar.

A los aberchándales de Alsasua alguien les hizo creer que eran importantes y se lo creyeron. Putos imbéciles. Y eso es todo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Eres más friki que uno de Alsasua